La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, instó a las familias nicaragüenses a vestirse con el escudo de la fe, para apagar los dardos de fuego, durante su mensaje del mediodía de hoy martes.

A continuación leyó textos bíblicos que le envían todos los días, entre ellos uno que dice:

Vistamos toda la armadura de Dios, tomemos toda la armadura de Dios, para resistir, seguir firmes, estar firmes, ceñidos nuestros lomos con la verdad y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz, citó.

·         compañera Rosario: Estamos en la ruta acordada, entendiendo que Nicaragua entera quiere Paz

·         Nicaragua tiene derecho a la convivencia armoniosa, trabajo, justicia y paz

Calzad los pies con el apresto del evangelio de la paz. Firmes, ceñidos nuestros lomos con la verdad, vestidos con la coraza de justicia, calzado los pies con el apresto del evangelio de la paz, añadió.

“Sobre todo, tomemos el escudo de la fe para poder apagar todos los dardos de fuego, de los espíritus del mal y tomemos los yelmos de la salvación y la espada del espíritu supremo, que es la palabra de Dios, orando, hablando con Dios en todo tiempo, con toda oración y súplica en el espíritu y velando con toda perseverancia y súplica por todos los santos, a fin de que al abrir nuestra boca, nos sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio”, expresó la compañera vicepresidenta.

“Ceñidos nuestros lomos con la verdad, vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz, con el escudo de la fe apagando cualquier asomo del mal”, reiteró.

“Vestidos con toda la armadura de Dios para resistir, para avanzar y para proclamar su gloria, poder y gloria de Dios. Él tiene la gloria y el poder. La gloria a su nombre, adoramos a Dios en la hermosura de su santidad, sobre las aguas su voz truena, su gloria, Jehová sobre las muchas aguas, voz de Jehová con potencia, con gloria, cantando los cedros; voz de Jehová que hace temblar el desierto, voz de Jehová que desgaja las encinas y desnuda los bosques y en su templo este país es un templo, sagrado templo para Dios”, prosiguió.

·         compañera Rosario: Como pueblo de Dios queremos seguir haciendo el bien, buscando la paz y siguiéndola

“En su templo todo proclama su gloria. Presidan al diluvio y se sienta como rey para siempre, nosotros le adoramos y le cantamos, y le bendecimos y sabemos que dará poder a su pueblo”, dijo.

Fortalecidos por la fe

“Jehová nuestro Dios que bendice a su pueblo, en este caso a nuestro pueblo con paz, nos sentimos fortalecidos en la fe, nos sentimos absolutamente llenos de confianza y esperanza, sabemos que nuestras oraciones, nuestras súplicas son escuchadas y sabemos que con la coraza de la fe, con el escudo de la fe, y sabemos que con la coraza de justicia, con el evangelio de paz vamos adelante, en su nombre y para su gloria, con el poderoso nombre de Jesús vamos adelante”, añadió.