La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, reflexionó que las y los nicaragüenses, como pueblo de Dios, de fe y de esperanza “queremos seguir haciendo el bien, buscando la paz y siguiéndola”.

“Llenemos nuestro corazón de buenos sentimientos y de buenos propósitos, llenemos nuestro corazón de buena fe y de fe para ir un paso más adelante”, dijo la compañera en su mensaje de este lunes, en el que también dio lectura al Salmo 34 Bendeciré a Jehová en todo tiempo.

“Estamos también seguros de que sobre Nicaragua Dios nuestro señor derrama bendiciones. Muchas bendiciones vienen sobre Nicaragua porque estamos en el empeño, en la responsabilidad, en la sincera preocupación, en el sincero compromiso de consensuar lo mejor para Nicaragua y así lo decimos, así lo afirmamos, así lo comprometemos todos los días, consensuar lo mejor para Nicaragua. Y lo mejor para Nicaragua es precisamente la paz que debemos seguir, el bien que debemos hacer, la justicia y el corazón bueno que piensa en todos y que se llena de solidaridad por el camino, por el amor que nos une como hijos de Dios”, agregó la vicepresidenta.

También afirmó que los nicaragüenses tienen confianza y convicción absoluta y plena en Dios. Y valoró que “Dios nos manda a hacer el bien, a apartarnos del mal, a buscar la paz y a seguirla”.

“Y eso es lo que todos queremos seguir: la paz. Construir, edificar la paz, artesanos de paz todos los días y cada día para seguir caminando con el buen rumbo que traíamos y que volveremos a tener porque Dios así lo ha dispuesto. Dios quiere que Nicaragua viva plenamente, Dios quiere que Nicaragua prospere plenamente. Dios quiere que en Nicaragua se construya, se busque la paz todos los días”, aseguró la compañera Rosario Murillo.