Los canastos y estantes de los mercados capitalinos se encuentran llenos de colorido proveniente de la diversidad de frutas que ofrecen los comerciantes en esta temporada de verano y que registran una alta demanda por parte de las familias, que adquieren los ingredientes del tradicional almíbar.

Doña Patricia Castillo, refiere que, durante el verano la venta de frutas aumenta, sobre todo, aquellas que son utilizadas para elaborar postres.

Las ventas están bastante buenas, los precios de los productos de han aumentado, estamos vendiendo las tres docenas de jocotes a 20 córdobas, los mangos de rosa están a 10 córdobas cada uno y los que se utilizan para el almíbar están 40 y 30 córdobas la docena, la grosella está a 10 la bolsa grande, gracias a Dios las ventas están buenas, hay bastante movimiento, dijo.

En cuanto a la variedad de frutas utilizadas para la elaboración de refrescos cómo la sandía, el melón, naranjas, mandarinas, entre otras, no han variado en sus precios.

Tenemos papayas a 25 y 50 córdobas según el tamaño, los bananos maduros están entre 15 y 20 córdobas la docena, las naranjas grandes a 25 córdobas la docena y las mandarinas a 50 la docena y la sandía está a 40 córdobas las más pequeñas, siempre tratamos de ajustar los precios al bolsillo de la gente, porque sabemos que en esta temporada nos gusta comer frutas, expresó Alma Latino.

En cuanto al dulce de rapadura, las cuatro unidades tienen un costo de 50 córdobas y entre otras, frutas como la piña tienen un precio de 10 y 20 córdobas y las granadillas cuestan 35 córdobas la unidad.