El reconocimiento del Foro Económico Mundial (WEF) a la política de género que promueve el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, es una muestra de los avances que han tenido las mujeres en la restitución de derechos, lo que incide positivamente en la familia.

Lo anterior forma parte de las reflexiones hechas por la diputada Maritza Espinales, primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional y por la compañera Irma Dávila, presidenta de la Comisión de la Familia, Mujer y Niñez.

Ambas legisladoras hablaron sobre la política de igualdad que se implementa en el país y que ha dejado resultados positivos en la reducción de la brecha de género, tanto que el Foro Económico Mundial (WEF) de 2018, posiciona a Nicaragua, como el país mejor clasificado en las Américas, y el quinto a nivel mundial en base a datos de 149 naciones.

“Uno de los grandes alcances es haber aprobado en el 2008, —que es lo primero que hace el gobierno del comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo—, es aprobar la ley de igualdad de derechos y oportunidades. Esto comienza a marcar un proceso de restitución de derechos de la mujer en esta etapa de la Revolución”, dijo Espinales.

La parlamentaria subrayó que otra iniciativa que dio oportunidades políticas y sociales a las mujeres, fue la aprobación de las reformas a la ley electoral, municipal y del Poder Ejecutivo, donde se establece una representación 50% para las mujeres.

“Estas son acciones afirmativas que las estamos viendo en la realidad. Luego procedimos a avanzar en la seguridad de las familias. La familia es el pilar base como lo expresa la Constitución, es el núcleo que el Plan Nacional de Desarrollo Humano tiene como eje. Hemos aprobado el Código de la Familia, donde hemos tomado de relevancia, uno de los grandes y flagelos sensibles que tiene la familia nicaragüense, como lo es la irresponsabilidad paterna”, destacó la legisladora sandinista.

Espinales señaló que se ha venido trabajando en promover la responsabilidad paterna, pero todavía hay resistencia en los hombres, que deben estar conscientes de asumir su paternidad y responsabilizarse del hijo al momento de un divorcio o separación.

“El Código de la Familia fortalece el derecho a la alimentación de la familia, de la mujer y sus hijos, le da la propiedad jurídica en (lo que respecta a) la propiedad, ¿por qué?, porque al momento del divorcio o separación, ya no existen desalojos abruptos, la mujer ya no sufre al verse de repente en la calle y también tenemos otra seguridad económica para las mujeres, que cuando llegamos al divorcio y tienen casi 60 años, el machismo existe todavía y en muchas ocasiones nos dejan por una mujer más joven y tal vez yo nunca trabaje en la vida y de repente me dejan abandonada y el Código de la Familia me da la seguridad que mi pareja puede separarse o divorciarse, pero me dará una pensión hasta el fin de mis días porque tal vez por el machismo mi pareja me quería tener en la casa, entonces eso hemos logrado en este tema de equidad de género”, señaló.

En lo social también se trabaja en la igualdad en el campo, con proyectos de agua potable y saneamiento.

“Me siento orgullosa de la oportunidad que me ha dado Dios y el FSLN de estar en esta etapa histórica de fortalecer los derechos de la mujer”, dijo Espinales, valorando que también se avanza en el impacto del acceso a la justicia.

La diputada Irma Dávila, indicó que otro de los logros que dan protagonismo a las familias, incluyendo a la mujer, es la paz y tranquilidad en que se vive, lo que permite que las mujeres puedan trabajar, progresar y desarrollarse en iguales condiciones.

“Muy orgullosa de estar en este parlamento donde estamos en prácticas de género en equidad y eso ha sido gracias que hemos ido en un proceso que culminó con nuestra constitución política, es decir la equidad no solo se encuentra en las leyes ordinarias o en la ley electoral, sino que está plasmada en nuestra carta magna, que es la Constitución Política”, declaró Dávila.

Recordó que hasta hace 12 años las mujeres vivían excluidas y la mayor pobreza era en aquellos hogares donde estaban mujeres, pero “hoy celebramos que el único gobierno que ha sacado a la mitad de la población de la pobreza y extrema pobreza, ha sido el gobierno del FSLN presidido por el comandante Daniel y la compañera Rosario, que no pierden ninguna oportunidad para restituir los derechos de las mujeres y eso se expresa en el Presupuesto General de la República”.

Y se expresa en que más de 350 mil mujeres son sujetos de créditos para incentivar sus emprendimientos, pueden acceder a los programas médicos, sobre todo Papanicolaou, exámenes para prevenir el cáncer, programas de radiología o quimioterapias, 176 casas maternas funcionando, programas educativos para las mujeres, para las madres y para los hijos.

Uno de los principales desafíos es erradicar las prácticas de violencia hacia las mujeres, a las adolescentes, a las niñas.

“Hemos avanzando porque este parlamento ha legislado para erradicar la violencia con leyes muy importantes y todas las instituciones del estado han trabajado para erradicar la violencia, pero nos hace falta todavía y eso son los desafíos y retos, y ahí tenemos que abrazar una cultura de paz”, puntualizó la legisladora sandinista.