En el empalme de Monimbó fue inaugurado por las autoridades municipales del FSLN y la alcaldía de Masaya, un monumento que honra la memoria de los héroes y mártires de la gesta de Los Sabogales.

Las viviendas de taquezal, las máscaras de Monimbó, las bombas de contacto utilizadas durante la insurrección de 1978 y los rostros de Camilo Ortega, Arnoldo Quant Ponce y Rito Moisés Rivera, forman parte de esta obra de arte realizada por el pintor Julián Samcan, que resume en cada elemento, la epopeya que sirvió de ejemplo para que el pueblo nicaragüense se sumara a la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza.

En la actividad participaron las familias de Monimbó, particularmente hermanos y sobrinos de Arnoldo y Rito Moisés.

El compañero Mauricio Mercado, secretario político municipal del FSLN, recordó que el 26 de febrero de 1978, horas después que fueron asesinados Camilo, Arnoldo y Rito, los helicópteros y avionetas de la guardia de Somoza, aún atacaban indiscriminadamente a las familias de Monimbó y otros barrios de Masaya.

Eran las cinco de la tarde y se podían ver los helicópteros de la guardia repartiendo metralla contra Monimbó, y todavía se escuchaba también la resistencia de esos combatientes populares insurreccionados en protesta en una lucha desigual enfrentando con la bomba de mecate, con los cohetes, con piedras, con ese ímpetu de lucha que le caracteriza a este heroico pueblo de Monimbó, dijo Mercado al recordar ese día de hace 41 años.

Dijo que el ejemplo de Camilo, Arnoldo y Rito, demuestra que nunca vacilaron en luchar por la libertad del pueblo de Nicaragua, contra la miseria y extrema pobreza en las que el dictador Somoza, tenía sumidas a las familias.

Sergio Quant Ponce, hermano de Arnoldo, afirmó que la sangre de su hermano, no fue derramada en vano, porque ha permitido que el país con el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, esté logrando cumplir los sueños y los anhelos de miles de héroes y mártires.

Verdaderamente fueron grandes hombres los que ofrendaron su vida, para que se lograra esta libertad que tanto anhelábamos. Yo recuerdo, estaba bien chavalo, pero ya tenía conciencia de tantas cosas y el hecho de ser joven en este país era un gran delito, aquí hay muchos jóvenes que no se imaginan lo que tuvimos que vivir en aquellos tiempos y sin embargo en estos días difíciles que vivimos el año pasado, yo les decía a muchos de ellos; ustedes no tienen idea de lo que es una batalla, una guerra, están equivocados depongan esa actitud porque como nicaragüenses debemos buscar la paz, expresó Sergio.

Luego de la inauguración del monumento, se realizó el concierto “Monimbó Alegre y Bullanguero”, en el Tiangue de Monimbó.