La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, destacó este mediodía, que hoy 26 de febrero nuestro corazón evoca la inmortal y heroica gesta de Monimbó, con homenajes a los héroes y mártires de esa acción histórica en toda Nicaragua.

Nuestros corazones, hermanados con las familias de esa gran comunidad indígena, comunidad originaria, recuerdan a sus caídos y les invocan, a esos espíritus grandes a acompañar desde el cielo todos los esfuerzos que hacemos los nicaragüenses de buena voluntad, para que las conversaciones y encuentros que iniciamos mañana se desarrollen pensando en el bien de todos, exaltó.

·         Monimbó recuerda la gesta de los Sabogales construyendo y restituyendo derechos a las familias

Rogamos a Dios en este día de conmemoración heroica por la restauración plena de la fraternidad y la paz en nuestra Nicaragua”, añadió.

Que la historia inmensa de Monimbó, que es Nicaragua, sea hoy la historia inmensa de la victoria, del triunfo de la paz que todos queremos. Y del cariño que nos debemos, resaltó la compañera Rosario Murillo.

Señaló que, a 41 años de heroísmo y desprendimiento, Nicaragua conmemora a los Héroes, a los Mártires, y pone y dispone en las manos de Dios para continuar trabajando con sinceridad, confianza y buen corazón, para que el sueño y la aspiración colectiva de paz y bien, fructifiquen en esta Patria de fe y esperanza”.

Nuestra Nicaragua es cristiana, lo proclamamos y lo afirmamos con orgullo desde nuestras raíces y culturas de familias y comunidad, solidarias siempre”, refirmó en su mensaje de este martes.

Los héroes dieron la vida por la paz

"Aquí estamos reconociéndonos en las rutas de nuestros Héroes, que dieron la vida para que viviéramos en paz y para que viviéramos reconociéndonos en la luz de sus espíritus”, enfatizó.

·         A 41 años de Los Sabogales, Masaya avanza en paz y progreso

Esa luz que nos llega y que nos convoca a ir siempre más allá; a dejar atrás las experiencias duras, aprendiendo de ellas; a desterrar, a alejar de nuestras vidas los sentimientos negativos también, resaltó.

Instó a los nicaragüenses a vivir con amor, esperanza, fe y confianza en Dios para transitar como alumnos que cada día aprendemos más y más sobre la vida y sobre la necesidad y la urgencia de sentirnos tranquilos, fuertes, de convivir como familia en esta Nicaragua, como decimos siempre, de fe y esperanza.

“Nicaragua, que procura prosperidad en todos los sentidos, prosperar desde la conciencia, instalando en nuestros corazones de manera permanente el amor, la búsqueda de entendimiento, esta Nicaragua que quiere vivir en paz y esa es como todos sabemos es la principal victoria en nuestra existencia”, sentenció.

“Vivir en paz, eso es lo que todos queremos, vivir en paz, encontrarnos, reunirnos y trabajar por la paz y el bien, principio franciscano: Paz y Bien. Trabajar por la paz, por el bien común”, concluyó.