Encabezados por el director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), arquitecto Luis Morales, descendientes del general Augusto C. Sandino marcharon al cementerio de Niquinohomo a depositar una ofrenda floral en la tumba de la madre del héroe, Margarita Calderón.

En el camposanto, los nietos del héroe Julio, Augusto y Walter Calderón Sandino, agradecieron la reafirmación del pueblo Sandinista en su voluntad de profundizar el legado que dejó el héroe.

La continuidad del legado de Sandino ante los descendientes del héroe fue reafirmada por el alcalde del municipio de Niquinohomo, compañero Elvis Tapia.

Posteriormente, la marcha se dirigió a la Alcaldía de Niquinohomo, donde se unieron delegaciones de Masaya, Granada, Rivas y Carazo.

La caminata salió de la comuna hacia El Calvario donde está la estatua del héroe. Allí, el Movimiento Cultural Leonel Rugama llevó a cabo una velada cultural.

Los bailes con temas musicales revolucionarios antecedieron a la colocación de ofrendas florales de todos los municipios del departamento de Masaya.

En un detalle que le dio realce a la ceremonia, los tres nietos de Sandino y sus familiares, le rindieron homenaje al general de hombres y mujeres libres.

Una compañía de ceremonias de la Academia Militar José Dolores Estrada del Ejército de Nicaragua, al golpe de redoble, escoltó a los descendientes del general Sandino.

El acto cultural estuvo amenizado por el grupo musical "Vientos de libertad" que interpretó temas musicales emblemáticos, alusivos a las luchas sandinistas.

A su vez, el coro de niños Rubén Darío de Niquinohomo se lució al interpretar la pieza musical "Allá va el General", todo un himno a la gesta sandinista.

También los Consejos de Liderazgo Sandinistas de Niquinohomo y todos los municipios del departamento de Masaya, así como Granada, Rivas, y Carazo y la Juventud Sandinista colocaron ofrendas florales en el monumento dedicado al general Sandino.