Desde el Palacio de la Cultura, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), promotores de la cultura y artistas nicaragüenses, le rindieron homenaje al escritor argentino Julio Cortázar, en el 35 aniversario de su paso a la inmortalidad.

Con un ramillete de danzas folclóricas y una breve reseña de Cortázar, se le recuerda a quien fue un gran amigo de Nicaragua y de la Revolución Sandinista.

"Julio Cortázar es uno de los grandes escritores latinoamericanos, podríamos decir el padre de la narrativa en el siglo XX. Él ha sido el ejemplo y la guía de muchos otros escritores", expresó el arquitecto Luis Morales, codirector del INC.

cortazar-inc

El argentino desde muy niño era un asiduo lector de los escritores de esa época y a sus 9 años hizo su primera novela.

Llegó a Nicaragua clandestinamente en los años 70 para conocer de la lucha revolucionaria del pueblo nicaragüense. "Cuando triunfó la Revolución inmediatamente se identificó, vino a trabajar aquí, venía con frecuencia, le encantaba venir a Nicaragua", dijo Morales.

Señaló que se encariñó mucho con el país y decía que tenía que contar la verdad y desmentir las verdades a medias que se dicen en Europa e hizo un poema a Nicaragua titulado "Noticia para viajeros".

cortazar-inc

Las danzas estuvieron a cargo de la participación de jóvenes de la Escuela Nacional de Ballet y la Escuela de Danza Adán Castillo.

"Nicaragua agradece a Julio Cortázar ese amor infinito (...), y nunca vamos a olvidarnos de este gran amigo de la Revolución y de nuestro país", aseveró el codirector del INC.

Armando Mejía dijo que Cortázar fue uno de los grandes de la novela no solo de América sino que del mundo.

En sus visitas a Nicaragua manifestó que era muy especial y que tuvo el placer de conocerlo, fue "un hombre increíble que capturó la alegría del nicaragüense", dijo.