La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, aseguró hoy que a los nicaragüenses aquí nos ilumina el sol que no declina, como decía nuestro poeta universal Rubén Darío, y añadió que ese astro representa victorias, bendiciones, rutas de prosperidad y nuevas victorias.

“Esta Nicaragua donde nos ilumina el sol que no declina como decía Darío, aquí nos ilumina el sol que no declina. Y le damos gracias a Dios por ese Sol interior, fecundo, maravilloso, que tenemos los nicaragüenses y por ese sol, ese sol que representa victorias, bendiciones, rutas de prosperidad para todo el pueblo nicaragüense”, resaltó en su mensaje de mediodía.

“Aquí nos ilumina el sol que no declina y así es como vamos adelante con fe y esperanza, en bendición, trabajo, para emprender, aprender, prosperar y de la mano de Dios Nuestro Señor, muchas victorias”, dijo.

“Victorias del pueblo humilde y sencillo, victorias del pueblo que lucha para salir de la pobreza, victorias del pueblo nicaragüense valiente, digno, siempre soberano, libre, victorias, victorias, victorias, porque aquí nos ilumina el sol que no declina”, reiteró.

“Pero bueno, aquí estamos agradecidos a Dios por la vida, por la esperanza, por todo lo que crece de bueno dentro de nosotros, en este sol, que nos ilumina y no declina”, insistió en su mensaje.

“Todo lo que crece de bueno, toda esa alegría que tenemos, toda la identificación y promoción de nuestros talentos, todo el amo que vamos fortaleciendo todos los días, cada día para restaurar el alma nicaragüense que solo quiere trabajar, prosperar, es decir, alcanzar el bienestar y crear cada día de la mano de Dios, todas las victorias, que merecemos”, añadió.

Vamos adelante “este pueblo nicaragüense con el legado de Darío, de Sandino, vamos adelante y con toda la fe y la esperanza del mundo, aspiramos y afianzamos que aquí nos ilumina el Sol que no declina”, expresó.

Dios nos da poder para construir la Paz

La Compañera Rosario Murillo, expresó: “No nos cansamos de decir aquí nos ilumina un Sol que no declina, el Sol de la fe, el Sol de la esperanza, el Sol del buen corazón, del bien común, de la paz restaurada; y todos los días invocamos a Dios para que esa paz llegue a todos los corazones, de manera que vayamos adelante, con nuestras creencias sagradas, nuestra fe en Dios, nuestros valores cristianos, de familia, de comunidad, que vayamos adelante construyendo el porvenir, fortaleciendo la paz”.

Citó el Salmo 29, que dice:

Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos,
dad a Jehová la gloria y el poder.

 

Dad a Jehová la gloria debida a su nombre;
adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.

Voz de Jehová sobre las aguas;
truena el Dios de gloria,
Jehová sobre las muchas aguas.

 

Voz de Jehová con potencia;
voz de Jehová con gloria.

 

Voz de Jehová que quebranta los cedros;
quebrantó Jehová los cedros del Líbano.

 

Los hizo saltar como becerros;
al Líbano y al Sirión como hijos de búfalos.

 

Voz de Jehová que derrama llamas de fuego;

Voz de Jehová que hace temblar el desierto;
hace temblar Jehová el desierto de Cades.

 

Voz de Jehová que desgaja las encinas,
y desnuda los bosques;
en su templo todo proclama su gloria.

 

10 Jehová preside en el diluvio,
y se sienta Jehová como rey para siempre.

 

11 Jehová dará poder a su pueblo;
Jehová bendecirá a su pueblo con paz.

 

"Voy a repetir : Dará poder Jehová a su Pueblo. Da Poder Jehová a su Pueblo, y Jehová bendice a su Pueblo con Paz".

“Cómo agradecemos a Dios Nuestro Señor por la paz, por ese poder que desplegamos los nicaragüenses, el poder de desplegar armonía, de unirnos como familia, de trabajar por una cultura de paz y reconciliación como política de estado, que se establezca en todo el país, a partir de que lo discuta y apruebe la Asamblea Nacional, de manera que todos nos convirtamos de la mano de Dios, todos nos convirtamos en constructores de paz”, añadió la Compañera Vicepresidenta.

“Jehová nos bendice con paz y nos da poder para edificar esa paz todos los días y para ir adelante, siempre adelante, con fe y esperanza, aquí nos ilumina un sol que no declina, ese sol de nuestros buenos corazones, de nuestra gran esperanza, nuestra buena esperanza, nuestra fe y nuestro aliento, nuestro ánimo, nuestro optimismo, nuestra certeza en que el pueblo nicaragüense es invencible, en que el pueblo nicaragüense, porque Dios así lo quiere, es su voluntad, ha recuperado la paz y la seguirá fortaleciendo todos los días”, dijo.

El Poder del Pueblo

“Ese es el poder del pueblo, la paz, el poder para edificar paz todos los días; el poder para encontrarnos, reconciliarnos y trabajar juntos porque eso es lo que merece nuestra Patria, Nicaragua, Patria de Todos. Patria donde nuestro poder está dirigido a fortalecer el bien de todos”, concluyó.