Una mañana de mucha alegría y de encuentros se vivió en el Sistema Penitenciario en Tipitapa, cuando 883 privados de libertad vieron abiertas las puertas de la cárcel para tener una nueva oportunidad que les permitirá reinsertarse a la sociedad, para aportar al desarrollo de Nicaragua.

La medida nace de la decisión humanista y solidaria del Presidente Comandante Daniel Ortega Saavedra y de la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, quienes otorgaron el beneficio legal de convivencia familiar a 686 presos y 197 presas, que desde hoy volverán a sus hogares a compartir con sus familias.

Las cartas de libertad se entregaron en un acto solemne realizado en el campo deportivo de la Cárcel Modelo de Tipitapa.

Ahí estuvo presente Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, los líderes de las iglesias evangélicas Rafael Aristas y Omar Duarte, la Ministra de Gobernación María Amelia Coronel y las autoridades del Sistema Penitenciario.

Finalizado el acto protocolario, los protagonistas de la medida y sus familias se unieron en largos abrazos y besos. En ese momento las lágrimas afloraron, señal de la gran emoción que estaban viviendo cada detenido que ahora recupera su libertad.

libertad

Esta es una experiencia de amor

El Cardenal Brenes recordó que el Papa Francisco constantemente se acuerda de los privados de libertad, a quienes con sus palabras siempre les consuela y les llama a un verdadero cambio en sus vidas, poniendo en primer lugar a Dios.

“Hoy vivimos esta experiencia, es una experiencia de amor. El Papa Francisco decía uno de estos días que celebrar la Navidad, es sentirse amado, es sentirse perdonado y eso es lo grande hoy, para ustedes y para todos nosotros, en esta navidad sentirnos amados, pero también lo más grande, es sentirnos perdonados y poder escuchar esa voz de Jesús, ‘vete y no peques más’, es un gran reto que tienen en sus manos, una gran responsabilidad con sus padres, con sus esposas, esposos, hijos y con sus familiares”, expresó Brenes.

El reverendo Duarte, indicó que esta acción de perdón, solo pudo ser una decisión tomada por Dios, que hizo efectiva a través del presidente Daniel y de la compañera Rosario Murillo.

“Hoy ustedes van a regresar a sus casas, a sus familias, a sus hijos, con esa verdad en el corazón, que el perdón es más grande que todas las cosas, una de las siete palabras de Cristo en el Calvario, fue ‘Padre perdónalos porque no saben lo que hacen’, así que al salir de este lugar vamos transformados, renovados, tomados y agarrados de la mano de Cristo Jesús para integrarnos a la sociedad”, puntualizó Duarte.

La ministra de Gobernación, manifestó que este 23 de diciembre, es un día lleno de amor y de esperanza que envía el gobierno, a cada uno de los beneficiados con la medida orientada por el Presidente Daniel.

libertad

Agradecimiento infinito al gobierno

“Sabemos que todos cometemos errores, pero lo importante es reconocerlo, pedir perdón y perdonarse uno mismo. Damos las gracias al Presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo por dejar que su lado humano esté presente en este acto”, manifestó la ministra.

"Doy infinita gracias a Dios, gracias al Presidente Daniel Ortega y a su esposa Rosario Murillo por otorgarnos esta salida. Esta es una nueva oportunidad para integrarme a la sociedad, para estar con mi familia, con mis nietos, porque sentirme libre es como que yo volara en este momento porque estar privada de la libertad es algo duro", dijo la señora Anita María Webster, que estuvo detenida por dos años por expendio de droga.

“Gracias al Presidente, a la primera dama por haberme dado esta oportunidad de salir de la cárcel, de poder estar con mis hijos, con mi familia, mis hermanos y mis padres. Ahora me toca cambiar por mis hijos, trabajar y ser otra persona diferente”, mencionó Esther Hernández Ramírez, detenida durante 8 meses.

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad

libertad