Dos funcionarias del gobierno de Afganistán y un niño pequeño fallecieron hoy en esta capital cuando una bomba explotó en el vehículo que los transportaba, confirmaron fuentes oficiales.

El jefe de la policía, Mohammad Salim Almas, explicó que otras dos personas resultaron heridas durante el suceso.

Según esa autoridad, el explosivo lo plantaron en el minibús que transportaba a los miembros del Departamento de Agua y fue detonado por control remoto.

Hasta el momento ningún grupo se atribuyó el hecho.

Las acciones violentas ocurren a diario en tierras afganas y, a juicio de expertos, son indetenibles.

Tropas estadounidenses mantuvieron por más de 15 años su presencia militar en este país con alegados fines de luchar contra el terrorismo que no mostraron resultados, tras la intervención en 2001 con apoyo de aliados de la OTAN.