El representante de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Denis Moncada, espera la renuncia de Luis Almagro, actual secretario general de la organización, por su conducta injerencista.

En su intervención en la 46 Asamblea General de la OEA, Moncada manifestó que para la representación de Nicaragua es inaceptable que el Secretario General de la OEA, abusando de su cargo, actúe de forma injerencista en detrimento de la estabilidad de gobiernos legítimos, del desarrollo sostenible de nuestros países y el fortalecimiento institucional, ámbitos que están indisolublemente ligados a la paz, la estabilidad y el desarrollo.

“Este reiterado comportamiento del secretario general de la OEA lo descalifica para seguir ocupando el cargo y Nicaragua espera, para lavar las manchas y vergüenzas de la Organización de Estados Americanos, que el secretario general señor Almagro ponga de inmediato su renuncia irrevocable ante este plenario reunido hoy en República Dominicana, ya que él mismo con su comportamiento ilegal, irrespetuoso y prepotente se ha autodescalificado y expulsado del cargo ocupado en la Organización de Estados Americanos”, declaró el diplomático nicaragüense. 

Según Moncada, en Nuestramérica se produce la contradicción entre la necesidad de fortalecimiento institucional para el desarrollo sostenible en beneficio de los pueblos de América Latina y el Caribe y las políticas injerencistas con amenaza de intervención por parte de las elites del poder de las grandes potencias que obstaculizan los procesos de avance y desarrollo de nuestros países.

“El Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega en su mensaje a la Cumbre de Asociación de Estados del Caribe afirmó que el dialogo, la convivencia pacífica, la tolerancia y la autodeterminación de los pueblos son principios irrenunciables y estamos obligados a mantenerlos, respetarlos y defenderlos ante quienes osen menoscabarlos, alterarlos o desconocerlos”, añadió.

El Embajador recordó que Nicaragua, junto a los países miembros del ALBA, aprobó el 8 de junio en Caracas la Declaración Especial rechazando la conducta personal injerencista contra Venezuela de parte del secretario general de esta organización, la Organización de Estados Americanos, y respaldando la institucionalidad democrática, el diálogo y la paz de la República Bolivariana de Venezuela, exigiendo respeto absoluto a su soberanía, respaldando al gobierno y apoyando su iniciativa de dialogo nacional,.

Sin injerencismo para impulsar el desarrollo de los países

Por otro lado, señaló que dentro de esa espiral injerencista que se desarrolla en América Latina y el Caribe, en Brasil la presidenta Dilma Rousseff es víctima de un inescrupuloso golpe de estado técnico-parlamentario, el que puede ser revertido si prevalece la justicia exigida por amplios sectores del pueblo brasileño.

Moncada también pidió, que en búsqueda de continuar impulsando el desarrollo y el fortalecimiento de la institucionalidad de los países, tal como lo reza el tema de la Asamblea General, debe exigirse que el gobierno norteamericano ponga fin al inhumano bloqueo contra cuba, anacronismo remanente de la guerra fría, y le sea restituida Guantánamo que es parte de la soberanía de la hermana República de Cuba.

“Para nuestro Gobierno el desarrollo sostenible tiene como centro a las personas, a las familias y a la comunidad, vinculada con la política de alianzas público-privadas entre los trabajadores, empresarios y el Estado. Con el impulso de nuestro Plan de Desarrollo Humano, el Gobierno de Nicaragua prioriza la lucha contra el hambre y la pobreza en todas sus formas, trabajando en programas claves como Hambre Cero, Bono Productivo, Alimentos para el Pueblo, entre otros que contribuyen a mejorar los niveles de vida de las familias”, expresó.

Destacó el reconocimiento que organismos financieros han brindado a Nicaragua, por destacarse manteniendo altos niveles de crecimiento con relación a los promedios de América Latina y el Caribe estimando que para el 2016 el Producto Interno Bruto experimente un crecimiento del 4.2%, además de que en los últimos cinco años la reducción de la pobreza ha sido aproximadamente del 13%.

No firmará Acuerdos de Paris

Indicó que en lo referente al cambio climático y el Acuerdo de Paris, Nicaragua no ha firmado ni lo firmará, habiendo expresado sus razones ante todos los foros internacionales.

“Nicaragua por lo tanto no reconoce ni respalda ninguna declaración que destaque el Acuerdo de Paris, que no firmamos, y se pronuncia de igual manera contra el llamado gobierno abierto cuyos objetivos y fines injerencistas constituyen un atentado más contra nuestro Gobierno y nuestra seguridad soberana”, apuntó.