Las familias eligieron una vez más disfrutar de las refrescantes aguas de Pochomil como la alternativa ideal para escapar del calor de finales de abril.

Este destino costero se ha convertido en el refugio perfecto para aquellos que buscan renovar energías y fortalecer vínculos familiares, convirtiendo cada visita en una experiencia inolvidable.

Desde tempranas horas, turistas locales y visitantes extranjeros se dieron cita en las doradas arenas de Pochomil, disfrutando de las aguas cristalinas y la fresca brisa marina.

"Venimos aquí cada vez que podemos, es nuestro lugar favorito para relajarnos y disfrutar en familia. Esta playa cumple con los requisitos, seguridad, limpieza, están los lugares turísticos donde uno puede comer y pasar un rato tranquilo", compartió Roberto Acevedo, mientras construía un castillo de arena junto a su hija pequeña.

Para algunas familias, la visita a Pochomil tuvo un significado aún más especial. Pablo Valle, que llegó como parte de un grupo de fieles de una iglesia local, comentó emocionado: "Siempre teniendo cuidado con los niños, para no tener una tragedia y pasar tranquilamente. Nosotros somos cristianos, gracias a Dios, evangélicos y no hay licor, no hay nada y yo creo que es mejor, una recreación sana", añadió.

Las actividades incluyeron desde juegos de playa, paseos tranquilos a orillas del mar.

"Es gratificante ver cómo Pochomil se convierte en un punto de encuentro para las familias nicaragüenses, donde pueden disfrutar de momentos de felicidad y conexión", expresó Martha López, propietaria de un pequeño restaurante en la playa.

Con su belleza natural y su ambiente acogedor, Pochomil continúa siendo uno de los destinos preferidos para escapar de la rutina y disfrutar de momentos inolvidables en compañía de seres queridos.