El beneficio legal de convivencia familiar fue concedido por el Gobierno Sandinista a un total de 1 mil 500 hombres y mujeres que hasta día de hoy cumplían penas en diferentes establecimientos penitenciarios de Nicaragua.

El acto central se desarrolló en el Centro Penitenciario Jorge Navarro de Tipitapa, donde el beneficio fue concedido a 500 hombres y mujeres.

La Ministra del Interior, María Amelia Coronel, mencionó que esta ceremonia se desarrolló en este abril "de paz, de alegría, de bien común, de valores".

"El amor es más fuerte que el odio. Fe, valores de familia, de comunidad, en este mes de abril celebramos en grande la paz que Dios nos da. Nuestro Buen Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, contribuye al bienestar de las familias al favorecer en este beneficio legal de convivencia familiar a 1 mil 500 presos y presas de los diferentes centros penitenciarios a nivel nacional, para que todos y todas puedan recuperar sus vidas, trabajar para el bien, trabajar en grande y sobre todo trabajar para el progreso de sus familias", dijo.

Después de un año y tres meses de cumplir condena, Moisés Muñoz, dijo sentirse muy contento de poder empezar de nuevo.

“Primeramente, doy gracias a Dios porque él ha puesto estos gobernantes en esta nación y es el que nos da la oportunidad de poder salir y hacer una nueva vida. Fui un privado de libertad, pero me dio la oportunidad de salir y volver a ser una nueva persona, de los errores aprender y no volver a hacerlo”, comentó.

Cristian de los Ángeles Vanegas, también dio infinitas gracias a Dios por haber llegado el día de reencontrarse con su familia. “Y esperamos en Dios que sigan siendo así, y gracias y bendiciones para nuestro Buen Gobierno. Mi propósito ahora es seguir trabajando  como siempre lo hago en el mercado”, aseguró la mujer, que incluso tuvo la oportunidad de continuar sus estudios.

Los presos y presas del sistema penitenciario cuentan con programas de educación básica, técnica y universitaria, además de cursos para emprender una vez que alcancen su anhelada salida.