La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó que el gran pueblo nicaragüense inicia una semana gloriosa de triunfos del amor, de la paz y de la esperanza.

"Iniciando esta semana gloriosa de triunfos de la paz, del amor, de la esperanza, de triunfos de la fuerza espiritual de nuestro gran pueblo nicaragüense. Y así somos, fuerza de espíritu, nicaragüenses valientes y dignos por gracia de Dios. Iniciamos esta semana agradeciendo a Dios, por tanta fortaleza, agradeciendo a Dios por lo que somos, por nuestro buen corazón y nuestra vida en esperanza infinita, porque aquí en esta Nicaragua está el Espíritu del Padre, del Hijo, y del Santo, también Espíritu, el Espíritu Santo, está, se manifiesta, se desenvuelve y Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, bendicen todo lo que estamos haciendo como pueblo suyo", mencionó.

Agregó que "todo lo que estamos haciendo para crecer en fraternidad, en valores, en solidaridad, en sentido de familia y comunidad, desde la fe y como pueblo de Dios y como pueblo de fe, sabemos que vamos adelante y que siempre más allá es nuestra consigna, nuestro lema, siempre más allá hacia la luz, hacia la verdad. Siempre más allá, en vida, luz y verdad, siempre más allá en fuerza de alma buena, siempre más allá como pueblo cristiano, socialista, solidario. Siempre más allá, como esperanza infinita, como certeza, porque es nuestro, de las y los nicaragüenses que amamos a Nicaragua y que somos de buena voluntad, de buen corazón".

"Es nuestro el porvenir porque estamos conscientes de que la paz que hemos logrado con tanta fuerza de alma, que la paz es indispensable, para seguir avanzando, prosperando contra la pobreza es que batallamos, ese es el enemigo principal, la pobreza, que también es pobreza de alma, que también es maldad, que también es odio, que también es envidia, avaricia, codicia, que también es servidumbre a los que creemos más poderosos, cuando hay pobreza de alma y cuando dejamos de amar a la patria, es servidumbre a los que creemos más poderosos en el mundo, sin darnos cuenta las personas que creen que sirven a amos poderosos, que este es otro mundo ya, que este es el mundo de los pueblos, este es el mundo de la dignidad de los pueblos, este es el mundo de la cooperación fraternal, solidaria, de la unión de los pueblos para avanzar", enfatizó.

Agregó que "para avanzar hacia la vida que merecemos todos, mejor en todos los campos. Queremos destacar que precisamente en ese trabajo que reconoce, que glorifica, que agradece, que sabe de luchas, de honor y que afianza y defiende la paz, hay tantas obras de progreso que se pueden realizar porque estamos viviendo seguros, tranquilos, estables, más allá del odio, más allá de la miseria humana, más allá de eso que es difícil de entender, la renuncia al amor patrio, difícil de entender, pero bueno, ya sabemos que son unos cuantos, cada vez menos cuantos, los que no aman a su país, a su patria, a su tierra sagrada".