La industria láctea se ha posicionado en los últimos años en el municipio de Siuna, Costa Caribe Norte, donde cada vez son más los productores de leche que han asumido el reto de procesar, comercializar y exportar los derivados de la misma, siendo posible a través de las políticas de gobierno sumado a los proyectos que se desarrollan a nivel local.

Actualmente, el municipio de Siuna cuenta con 2 plantas procesadoras, entre ellas Lácteos San Martín, propiedad de Santos Balladares, misma que genera fuentes de empleos directos e indirectos a través de los que se da un importante impulso a la economía local.

“Nosotros somos una planta procesadora y acopiamos toda la leche del municipio de Siuna con un estimado de 23 mil 800 litros diarios a través de 17 rutas con las que cuenta la planta, una vez puesta aquí la materia prima nosotros realizamos el proceso de medición, cuajado y el proceso de cocimiento, ya que elaboramos 4 mil 800 libras de queso y 7 mil 800 libras de quesillo por día. Contamos con un respaldo de 293 productores de leche que son los que nos abastecen y dentro de la planta tenemos 18 colaboradores, más los conductores y ayudantes que también son empleados permanentes”, destacó.

La calidad en los productos les ha permitido expandir su mercado hacia la región, siendo su mayor mercado El Salvador, sumado a la construcción de carreteras dentro del municipio y a nivel nacional, facilitándoles el traslado de la materia prima como del producto ya finalizado.

“Los proyectos del Buen Gobierno nos han impulsado a trabajar mejor, tener carreteras en óptimas condiciones nos permiten trabajar con más seguridad, nuestros camiones pueden ingresar sin problemas a las comunidades y traer hasta la planta la materia prima, además, nuestros camiones tienen la facilidad y comodidad de viajar hasta El Salvador en menor tiempo y eso baja los costos de producción y exportación, antes teníamos que sacar en mulas el producto y eso es un gran avance para nosotros”, enfatizó Balladarez.

Es todo un engranaje el que se realiza desde las comunidades para poder concretar esta actividad economía que se alza como la espuma y que ha venido transformando la vida de los lugareños.

“A través del Ipsa y la Dirección de Inocuidad Agroalimentaria garantizamos la inocuidad de todos los procesos para que el alimento sea sano, seguro, lo que se traduce en el bienestar del consumidor, la presencia directa de un inspector oficial en la planta garantiza que se apliquen todos los estándares de higiene, procedimientos estándares especializados y todas las normas de calidad y así poder exportar de manera exitosa”, enfatizó Jeanine Solorzano, delegada regional del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA).

Transformación social y económica

Por su parte, el gobierno local de Siuna se ha dado a la tarea de dar respuesta a las demandas de las familias y actores económicos, quienes han venido uniendo esfuerzos para hacer de su municipio un lugar próspero, seguro y con grandes proyecciones a futuro.

“En el municipio de Siuna hemos avanzado en caminos de penetración a las diferentes comunidades, esto significa que el productor puede llegar más rápido a su destino, se han acortado las distancias, se ha dinamizado la producción porque se han reducido los costos de la misma eso evidencia que hoy tenemos empresas importantes cómo las productoras y acopios de leche. El primer orden económico en Siuna es la ganadería y vamos avanzando en otros rubros”, destacó Otilio Duarte, alcalde de Siuna.

A partir del año 2012, el Gobierno Sandinista ha construido en el municipio de Siuna un total de 335 kilómetros de caminos y carreteras en las comunidades, elemento que potencializa la economía local y nacional.