La Juventud Sandinista 19 de Julio otorgó este martes medallas de reconocimientos a las madres de los 23 jóvenes que fueron asesinados hace 41 años en San José de las Mulas, ubicado en el departamento de Matagalpa.

Con una actividad que se llevó a cabo en la casa de cultura Julián Roque Cuadra la organización juvenil llevó a cabo el reconocimiento y donde se develó una pintura, sobre el ahora lugar histórico decretado por el Legislativo, que refleja a ese sector del norte de Nicaragua donde fueron masacrados los jóvenes.

El cuadro refleja la realidad de ese sitio que la Asamblea Nacional mediante decreto emitido hace varios años lo definió como un lugar histórico de la nación. La obra fue hecha por el pintor Engels Urbina del Movimiento Leonel Rugama.

Durante el acto el compañero Marlon Gutiérrez quien formó parte del batallón 30-62 habló ante las madres y familiares de los jóvenes masacrados quien hizo hincapié en esa acción los 300 contras que asesinaron a jóvenes que no andaban en misión de combate, sino que llevaban a cabo labores alfabetizadoras en el campesinado.

Fue un combate que comenzó en las primeras horas de la mañana y terminó a las 11 de la noche. Los héroes andaban para su protección fusiles VZ, mientras que la contra, portaba fusiles automáticos modernos y hasta lanzacohetes.

Dijo que dentro de las edades de los jovencitos andaban muchachos. Los mayores de edad tenían 17 años, quienes lucharon hasta el final y exhortó a las nuevas generaciones de la Juventud Sandinista a retomar ese legado de los mártires.

La compañera Paola Gutiérrez Manzanares, del Consejo Nacional de la Juventud Sandinista, indicó que este homenaje a las madres de los 23 jóvenes masacrados por la contra. “Estamos reconociendo que ese legado histórico y esa sangre derramada en San José de las Mulas no fue en vano y que ha florecido en una gran cantidad de programas y proyectos sociales por el bienestar de los nicaragüenses”.

La dirigente resaltó que la Juventud Sandinista “reafirmamos este compromiso con toda Nicaragua”.

Doña Olga Manzanares de Lacayo, quien era la madre del héroe desaparecido físicamente Carlos José Lacayo Manzanares, expresó que “nosotras como madres nos sentimos bien agradecidos y al hacer ese homenaje a nuestros hijos sentimos que no se han olvidado”.

Lidia Rafaela Argentina Miranda Largaespada, madre de Mac Nery Pérez, quien era miembro de la Asociación de Niños Sandinistas (ANS), recordó que esos 23 jóvenes llevaban Pérez Miranda andaban enseñándoles a leer a los campesinos, llevándoles acompañamientos y los frutos ellos lo dejaron germinando porque ellos querían esta nueva Nicaragua que nosotros tenemos”.

“Ellos estaban destinados al campesino, llevaron salud, enseñarles a leer y alegrías como la realización de piñatas con los niños. Un día anterior, esos muchachos llevaron a cabo en ese lugar un acto en homenaje a la caída del comandante Camilo Ortega”, indicó.