Una visión multicultural es la base de la educación superior en la Costa Caribe. En Bluefields, dos importantes casas de estudio han tomado como punto de referencia este elemento tan diferenciador.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, este año además de mandatar educación universitaria gratuita, ha priorizado la calidad y la pertinencia.

La Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN), es la primera universidad intercultural de Nicaragua.

La rectora de esa casa de estudios superior, Ilenia García, asegura que cuentan con 32 carreras, de pregrado y grado, además de 3 programas doctorales y más de 10 programas de maestrías.

La oferta académica se enfoca en cubrir carreras de todos los campos del desarrollo, producción, social, salud y educación.

"Pero nuestras carreras emblemáticas son por ejemplo la medicina intercultural, es la carrera que nosotros ofertamos en la Costa Caribe Norte, en Bilwi y en el Triángulo Minero. Nuestra medicina intercultural, nuestros profesionales, ellos se preparan igual que cualquier otro médico a nivel de país, pero tienen una especialidad, ellos tienen la capacidad de manejar todo contexto multicultural de la Costa Caribe y complementar todo ese conocimiento occidental con el conocimiento ancestral", asegura.

Otras carreras que destacan son psicología en contextos multiculturales, veterinaria, ingeniería agroforestal, enfermería, informática y ciencias de la educación enfocadas a la enseñanza en las comunidades.

"Si ustedes ven la comunitariedad se puede observar desde su infraestructura, lo que para nosotros es el concepto de comunidad, es que nuestra comunidad, los que vienen de la comunidad puedan sentirse en casa", menciona sobre la casa de estudio que resalta por tener en sus instalaciones estudiantes creoles, garífunas, mayangnas, ulwas, entre todas las etnias que aquí habitan.

El programa de becas

La rectora comenta que todos los estudiantes son becados, pero además cuentan con 400 estudiantes becados internos y también se garantizan becas de alimento y estadía para aquellos que no tienen la posibilidad económica.

En total son 3 mil estudiantes que gozan de becas especiales. "Porque también ese presupuesto que nos han garantizado de manera proporcional nos ha permitido contar con infraestructura pertinente a cada una de las carreras", explica.

La universidad tiene en sus planes, invertir más de 50 millones de córdobas en infraestructura, nuevas aulas y fortalecimiento de laboratorios, adquisición de equipos de cómputo y material para procesos administrativos y de docencia.

Universidad en el Campo

URACCAN atiende 12 municipios de los 20 que tiene la Costa Caribe, también cuenta con 24 programas de Universidad en el Campo.

"Que nos permite estar más cerca de la comunidad y de la gente, garantizando educación de calidad, entonces también nos estamos preparando para que esos estudiantes, aunque estén en el campo, tengan las mismas condiciones que un estudiante que está en las aulas, en las zonas urbanas. Y gracias a nuestro Gobierno, gracias al Comandante Daniel, la Compañera Rosario, gracias a nuestras autoridades regionales que nos han acompañado en este proceso igual que las territoriales y municipales estamos caminando hacia esas victorias educativas", asegura.

Courtney Logan, estudiante de la primera generación de medicina veterinaria en la URACCAN, se siente contenta de poder tener el privilegio de tener educación superior en su propia ciudad.

"Como siempre digo, primero gracias a Dios y gracias al Gobierno, por darnos la oportunidad a muchos jóvenes de salir adelante y ser un orgullo para las familias y estamos comprometidos en dar un servicio a la comunidad como se lo merece. Gracias a Dios tener una carrera aquí ya no tenemos que ir tan lejos de casa, tanto medicina veterinaria como las diferentes carreras que aquí se imparten", asegura.

BICU y su aporte a la formación

La Bluefields Indian & Caribbean University (BICU), también viene dando grandes aportes en materia de formación. Su rector, Henningston Hilary Omier, asegura que es una universidad comunitaria intercultural fundada bajo el contexto de autonomía regional en 1991.

"Con un firme compromiso de fortalecer el proceso de autonomía regional que viene a ser como la extensión de toda la Revolución en las regiones autónomas", explica.

Durante estos años se ha extendido a Bilwi, Waspam, Bonanza, El Rama, Laguna de Perlas, Paiwas, Corn Island y también cuenta con programas de Universidad en el Campo en Desembocadura de Río Grande y la Cruz del Río Grande.

"Este año también estamos iniciando otros programas de Universidad en el Campo. Nuestra universidad se define como una universidad comunitaria e intercultural y la visión comunitaria es que nace de la comunidad, le pertenece a la comunidad y su misión es servir a la comunidad, es por eso que nos hemos extendido a las diversas comunidades conforme ha sido posible, porque estamos claro que el desarrollo de nuestra región no es el desarrollo de una ciudad, más bien es el desarrollo de todas las comunidades presentes en las regiones autónomas de la Costa Caribe", comenta.

En esta universidad estudian los pueblos Rama, Ulwa, Miskito, pero también los pueblos Creole y Garífonas, además del pueblo mestizo.

"Sin embargo, no hay una cultura superior, ni una inferior, sino que son culturas diferentes que pueden entenderse y pueden convivir armónicamente, sumando a todo lo que engloba la diversidad en nuestro país", detalla.

BICU tiene una meta de matrícula superior a los 7 mil estudiantes, incluyendo nuevo ingreso y reingreso. Cuenta con carreras en cinco áreas del conocimiento, entre ellas medicina y biología marina, siendo esta universidad la única que ofrece esa última carrera en todo el país.

Roxina García, originaria de Rama Cay y este año inicia la carrera de medicina en esa casa de estudios.

"Me parece que es una excelente opción. Llevo estudiando aquí 5 años, toda la secundaria. Yo elegí esta universidad porque me queda cerca de mi casa, porque ahora es gratuita y me gusta, me gusta cómo se ve de afuera y las personas aquí adentro", comenta.

El hecho de la gratuidad para ella es algo muy positivo. "Por ejemplo, algunos estudiantes no tienen donde vivir y cuentan con beca y dan de comer. Yo apliqué a la beca para ir a comer también, y a veces yo salgo tarde de mis clases y eso bastante me ayuda también", menciona.

El subsistema de educación superior en Nicaragua se ha venido expandiendo para que cada vez más jóvenes tengan acceso a la formación académica. El Gobierno Sandinista, desde su regreso al poder en el año 2007, ha garantizado y cumplido con el 6% de la partida presupuestaria estatal.