Hoy 22 de Enero, 2024, la 3ª Cumbre del Sur - G77+China clausuró sus sesiones donde los participantes reiteraron sus compromisos con el espíritu de los principios de Unidad, Integración, Cooperación y Solidaridad entre los Países del Sur.

La Declaración final de esta Cumbre, celebrada en la Capital, Kampala, Uganda bajo el lema “No dejar a nadie atrás”, destacó el pleno compromiso de los miembros del G77+China con el espíritu y principios de esta alianza y a defender y promover sus intereses colectivos en el marco de una verdadera cooperación internacional para el desarrollo.

En esta ocasión, los representantes de los Estados Miembros expresaron su convicción de la necesidad de “trazar un nuevo camino” para el grupo, especialmente en un contexto internacional caracterizado por crisis multidimensionales y nuevos desafíos.

En este sentido, se destacó la necesidad de respetar los principios de la Igualdad Soberana entre Estados, integridad territorial, independencia política y no injerencia en los asuntos internos.

El G77+China adoptó varias propuestas y llamó a fortalecer los intereses de los países del Sur y sus capacidades de negociación conjunta dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Asimismo, el G77+China envió mensajes directos y contundentesalos Países llamándolosa “asumir la desarrollados, responsabilidad primordial de financiar el desarrollo”, reafirmando que “es necesario abordar los desequilibrios actuales del desarrollo y enfrentar los desafíos del siglo XXI”, reiterando que la cooperación Sur-Sur “no es un sustituto de la cooperación Norte-Sur, sino más bien un complemento”.

La Cumbre renovó su apoyo permanente y de principios al derecho del pueblo palestino y de los pueblos bajo ocupación colonial a la autodeterminación, la justicia y a sus aspiraciones nacionales legítimas.

El documento final de la Tercera Cumbre del Sur - G77+China destacó la importancia de que los Países desarrollados proporcionen los medios adecuados para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Los representantes de los Estados también expresaron en el documento su más enérgico rechazo a la aplicación de Medidas Coercitivas Unilaterales, y reiteraron la urgente necesidad de eliminar dichas Medidas inmediatamente.