Este 21 de diciembre, se desarrolló el IV Ejercicio de Preparación para Protección de la Vida ante Situaciones Multiamenazas del 2023 y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo destacó que a través de estos eventos ha crecido la conciencia de riesgo y de preparación del pueblo nicaragüense.

"Hoy realizamos el cuarto ejercicio nacional de protección de la vida, en los 150 municipios de nuestra Nicaragua, según el reporte que nos ha hecho llegar el doctor González fue un éxito, gracias a Dios se lograron movilizar en 6 mil 904 escenarios, 9 mil 900 brigadas y 84 mil brigadistas, barrios, comunidades, conglomerados humanos, mercados, espacios de comercio en general, se movió nuestro pueblo consciente de que somos un país vulnerable, un país que ha vivido eventos trágicos, desastrosos", dijo.

Recordó que "hemos perdidos seres queridos en esos eventos trágicos desastrosos cuando no había ninguna capacitación o formación que nos prepara para que de esa tragedia saliéramos menos golpeados. Cómo no recordar aquellos terribles días del terremoto, la sensación de orfandad, de desolación, de destrucción, el dolor terrible, la muerte y llenaba Managua, cómo olvidar a las familias que buscaban con desesperación a sus seres queridos, cómo olvidar aquellas personas que habían quedado enterradas, sepultadas y movían las manos a los que pasábamos, sacando las manos, pidiendo auxilio".

"Cómo olvidar a quienes se lucraron del terremoto y de la tragedia de un pueblo entero, dolor, tragedia. Cómo olvidar el desamparo y cómo olvidar aquellas romerías de familias saliendo de Managua, muchas veces cargando con sus parientes fallecidos, cargando con sus muertos. Cómo olvidar tanto dolor, tanta tragedia, solo se puede trascender con fe en Dios y cuánto se vivió esa fe en esos días trágicos, cuánto vimos también a personas orando de rodillas, pidiendo salvación, imposible olvidar", agregó.

La Compañera Rosario enfatizó que "desde esa experiencia trágica sabemos que debemos fortalecer el conocimiento y la experiencia para que eventos como esos que no se pueden evitar, son inevitables en todos los países expuestos, casi todo el mundo a eventos sísmicos son inevitables, lo más que puede hacerse con las alarmas es ganar unos segundos, unos minutos para tratar de salir de los espacios cerrados y protegerse, pero evitarlos es imposible por la tanto, la obligación consciente del ser humanos es conocerlos y prepararse y es lo que hacemos".

"Por eso consideramos que la conciencia de nuestro pueblo ha venido creciendo y sobre todo la conciencia de riesgo y de preparación, y actuación para esos momentos de tragedias cuando uno se desespera e incluso, hay personas que entran en un estado de pánico que inhabilita la actuación, pero bueno, ahora tenemos un sistema, tenemos conocimientos, hay también estudios que se realizan de manera permanente y todo eso suma y nos preparan para transitar esos eventos que son trágicos y son dolorosos transitarlos, salvaguardando lo más que se pueda la vida y sobre todo, sabiendo que lo material puede reponerse aunque sea poco a poco, pero la vida no se repone", comentó.

A la vez, mencionó que "y los que sabemos del dolor, de la pérdida de un ser querido en un evento como este sabemos lo importante que es salvaguardar la vida y saberlo hacer porque cuando no había conocimiento o preparación, uno creía que salvar la vida era poner al familiar cerca de la salida de la casa, aunque la casa fuera de dos pisos y precisamente, ese segundo piso estuviera cerca de la salida y, por lo tanto, el familiar quedaba más expuesto, nadie nos enseñaba cómo hacerlo mejor, y bueno, ahora sí sabemos cómo evacuar, cómo salir, cómo despejar las vías y por la insistencia en mantener despejados los accesos a nuestras casas y mantener despejadas las salidas y tener conocimiento de por dónde podemos salir".

"Así que en estos días que recordamos ese episodio terrible de nuestra historia, del que salimos como digo con fe y esperanza, esperanza en la resurrección, nosotros pudimos ver gente insensible celebrando la Navidad, es increíble, pero es cierto, celebrando la Navidad opíparamente, mientras la ciudad entera moría y la gente sufría, y vimos instaladas mesas de manteles largos, en un parque aquí en Managua y a la familia dueña de las mesas y de los manteles largos almorzando y cenando opíparamente entre la mortandad y el dolor y las lágrimas y los llantos y los gritos desgarradores, eso no puede volver a verse, no se ha vuelto a ver jamás, será la cultura de la muerte del somocismo, será la cultura de la indiferencia, ahora tenemos cultura de solidaridad y la solidaridad es cristiana, y es Cristo Jesús el que mandata el amor al prójimo y el que nos salva", retrotrajo.

Más datos del IV Ejercicio de Preparación

La Compañera Rosario compartió los datos complementarios de este IV Ejercicio de Preparación para Protección de la Vida ante Situaciones Multiamenazas del 2023, aduciendo que "celebramos este ejercicio que se hizo tan exitoso en el que participó el pueblo, 700 mil protagonistas aproximadamente y las instituciones de Gobierno, del Estado, de las alcaldías, junto al pueblo, como el pueblo, porque todos somos el pueblo nicaragüense, pueblo heroico y glorioso de Nicaragua".

"Participamos y cada uno de estos capítulos nos preparan más para transitar mejor los eventos que puedan ser desastrosos y que son un riesgo para la vida", indicó.