La Dirección General de Bomberos de Nicaragua realizó una inspección a los puestos de pólvora ubicados detrás de la Nicalit, frente al Parque del barrio San Ignacio, en Managua.

El objetivo de esta visita es revisar el sistema eléctrico, los hidrantes y las señalizaciones, medidas necesarias para procurar la seguridad de los vendedores y de los compradores.

Estos puestos de pólvora eran los que estaban ubicados frente a los juzgados en Tierra Prometida.

"Como Bomberos Unidos hemos desplazado nuestros medios y fuerza para verificar las condiciones de seguridad en este sector, con el objetivo de que las familias nicaragüenses puedan venir a comprar la pólvora sin ningún problema. En este sector tenemos nueve tramos de venta de pólvora, con más de 40 trabajadores que ya previamente fueron capacitados por los Bomberos Unidos y supervisamos todos los días que el sistema eléctrico no esté modificado, que los sistemas de protección contra incendios como los extintores portátiles estén en buen estado para que ante una situación de emergencia podamos atender algún cortocircuito y los barriles deben estar llenos de agua", explicó el Comandante Francisco Reyes, jefe del distrito tres de Bomberos Unidos.

Los vendedores hacen la invitación para que lleguen a adquirir sus fuegos artificiales, cargas cerradas y cohetes, todo a buen precio.

Reyna Isabel Guzmán, tiene 30 años de vender pólvora y es primera vez que están en este punto ofreciendo sus productos.

"Queremos que la población se dé cuenta dónde nos ubicaron y los esperamos aquí detrás de la Nicalit. Tenemos precios accesibles al bolsillo de la población y lo podemos atender de las 6 de la mañana a las 10 de la noche", refirió la comerciante.