En León existe la Escuela de Bellas Artes Mariana Sansón Argüello, es un centro que muestra la voluntad del gobierno por permitir a las personas descubrir sus talentos y hacer realidad sus sueños de aprender un arte.

Marina Espinal, directora de la Escuela de Bellas Artes Mariana Sansón Argüello, comentó que tienen una matrícula de 63 estudiantes.

"Hoy nos encontramos desde la escuela de Bellas Artes Mariana Sansón Argüello, primeramente queremos agradecer al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional por pensar en León, cuna de grandes poetas, escritores y artistas como lo fue doña Mariana Sansón Argüello y que aquí en honor a ella este centro lleva su nombre", explicó.

"Nosotros ofrecemos las disciplinas de pintura, teatro, literatura, dibujo, música, ballet, tenemos a niños desde los 4 años de edad en la disciplinada de ballet hasta adultos en la disciplina de pintura y dibujo", refirió la directora.

La Escuela de Bellas Artes Mariana Sansón Argüello, es un espacio donde niños y jóvenes están aprendiendo a tocar diferentes instrumentos musicales.

Meybol de los Angeles Medina Mairena, estudiante de la clase de violín, y llega tres veces a la semana a esta escuela de arte donde ha encontrado su pasión.

"Para mí es un privilegio poder acceder a estas clases porque siempre ha sido mi sueño tocar este instrumento que es tan maravilloso. Me fascinan los sonidos y todo lo que se puede hacer con el violín. Aquí en esta escuela se paga una mensualidad, pero tenemos el acceso de tener un maestro que nos dedica su tiempo, ya que somos tres estudiantes en la clase de violín", contó.

"Hemos aprendido mucho de los profesores que tienen una gran capacidad para enseñar en cuanto a lo que es instrumento y para mí es muy importante que nosotros los leoneses podamos tener acceso a este tipo de clases", apuntó la joven violinista.

Una vez que aprenda a tocar este instrumento, Meybol quiere buscar una alternativa profesional donde pueda aplicar su talento.

Estos son nuevos espacios que se crean para que los niños, los jóvenes y los adultos puedan formarse no solo académicamente, sino aprender, conocer y sentir el arte en sus diferentes manifestaciones.

Scarleth Pérez, madre de Alessandra Galo, inscribió a su hija en clases de ballet, y expresó que "mi niña en años anteriores aprendió a bailar folclor, pero siempre ella ha querido conocer el mundo del ballet; sin embargo, por el tiempo no la había podido traer, pero este año vimos un anuncio que estaban promocionando la escuela de arte, venimos a preguntar y la inscribimos".

Sobre las instalaciones comentó que "pienso que son las adecuadas, tienen todas las condiciones necesarias para que el niño pueda desarrollar sus habilidades y veo que ella ha adquirido nuevas experiencias porque usted sabe que el folclor es muy diferente al ballet", contó.

"Como madre me alegra verla feliz y verla cómo se esfuerza cada día por ir mejorando esas estrategias que la maestra le enseña. Estos espacios son muy importantes, sobre todo porque ahora los niños están metidos en la tecnología y tenemos que ayudarlos para que aprendan habilidades diferentes y que les permitan desarrollarse", reflexionó Pérez.

Asimismo, Marisol Pastora Membreño está aprendiendo a dibujar.

"Me animé con el dibujo porque yo más o menos tengo conocimiento en pintura, pero no dibujaba. Estoy muy contenta, tengo mes y medio de estar aquí y en este tiempo le digo que es algo increíble porque he logrado hacer las cosas que he querido. El profesor nos ha enseñado técnicas como que todo se basa en figuras geométricas, uno mismo tiene que ver el paisaje con figuras geométricas y eso hace que sea más fácil realizar un dibujo", detalló.

"Animo a todo el mundo para que venga porque ahora que esta escuela está abierta es algo súper importante porque es un provecho para uno mismo y para embellecer León. Los que estamos mayores no debemos perder esa iniciativa de seguir queriendo aprender, yo me siento feliz porque he logrado compaginarme con mis compañeros, mis amigos y puedo decir que es una nueva familia", culminó Membreño.