La Asamblea Nacional hizo una mención especial por el 43 aniversario de la realización de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización y por el 44 aniversario de fundación de la Juventud Sandinista 19 de Julio.

La mención especial estuvo a cargo de la diputada sandinista Isaura Chavarría, quien destacó que el Poder Legislativo rinde homenaje a todos los hermanos y hermanas alfabetizadores y alfabetizados de todos los tiempos.

"Y en especial a esta juventud valiente sandinista heroica y revolucionaria en el 44 aniversario de su fundación. Hoy 23 de agosto saludamos los 43 años de la gran Cruzada Nacional de Alfabetización, Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua, iluminando nuestra libertad, la primera gran victoria educativa del pueblo", dijo Chavarría.

Valoró que la Alfabetización no es un simple acto educativo, sino una ruptura de dominación profunda.

"Alfabetización es Liberación, es rebelarse contra la injusticia, contra la opresión y dominación. Nicaragua en 1979, al triunfar la revolución, se encontraba con altos índices de analfabetismo de 52 por ciento, y como ejemplo en Matagalpa se encontraba en un 74 por ciento y en Río San Juan en un 97 por ciento, esto significa de que cada 100 personas solamente 3 sabían leer. Las familias eran objetos del engaño, la humillación, opresión e injusticia, una verdadera y nefasta herencia del empobrecimiento en que estaba sumergido el pueblo nicaragüense", apuntó Chavarría.

Al triunfar la Revolución Sandinista ante esta situación sin dudarlo y siguiendo el legado de los héroes y mártires, con el FSLN al frente, se plantea una gran misión cristiana y Solidaria; planifica y organiza la gloriosa Cruzada Nacional de Alfabetización que constituyó una epopeya gigantesca para la Revolución, un hecho apoteósico histórico, una revolución educativa, cultural y de liberación que inició el 23 de marzo de 1980 y concluyó el 23 de agosto.

Recordó que el llamado se hizo a todo el pueblo y se unieron miles de brigadistas, jóvenes, maestros que integraron el Ejército Popular de Alfabetización (EPA), quienes se fueron a las comunidades de toda Nicaragua cargando sus mochilas de amor, esperanzas, lápices y cuadernos.

"Nos acompañaron maestros de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, ANDEN, cumpliendo el mandato del Comandante Carlos Fonseca cuando dijo 'y también enséñenles a leer'".

Durante la Cruzada Nacional de Alfabetización, los brigadistas se movilizaron a lo largo de Nicaragua, cruzando ríos, montañas en camiones, lanchas con la esperanza y la fe de "convertir la oscurana en claridad". Cuando las familias campesinas miraban llegar a los brigadistas, eran recibidos con mucho amor y alegría.

Y mientras los campesinos aprendían a leer y escribir, los brigadistas también aprendieron de la vida del campo, a preparar la tierra, sembrar y recolectar la cosecha.

Llegó el momento de la despedida, pasaron seis meses, "pero nos llenaba el saber que dejábamos una luz encendida en la conciencia y en el corazón de cada alfabetizado".

Chavarría señaló que esta hazaña educativa fue una gran victoria, porque se logró reducir el analfabetismo del 52 por ciento al 12.9 por ciento.

Este hecho hizo a Nicaragua ser un ejemplo en el mundo y logró muchos reconocimientos, entre ellos el otorgado por la Unesco al conceder el título "Memoria de la Humanidad".

Se rindió homenaje a 59 héroes y mártires que fallecieron durante el transcurso de la Cruzada Nacional de Alfabetización, entre ellos maestros, trabajadores de la salud. Y el caso especial de 9 alfabetizadores que fueron asesinados por la contrarrevolución, entre ellos Georgino Andrades asesinado un 18 de mayo de 1980.

Segunda etapa de la Revolución

La diputada Chavarría también habló de la segunda etapa de la Revolución al triunfar el FSLN en las elecciones de noviembre del 2006. En esa época, con la solidaridad del pueblo cubano que nos apoya con el método Yo Sí Puedo, se vuelve a ejecutar una segunda etapa de la Alfabetización "De Martí a Fidel".

En esta etapa, resaltó que se llegó al Caribe y se alfabetizó con las lenguas originarias en mayagna, miskito y creole, reduciendo nuevamente el analfabetismo hasta el 5 por ciento.

Además, el Comandante Daniel Ortega orienta al Ministerio de Educación formular y ejecutar los programas de educación en el campo, formación tecnológica, las escuelas de oficio, la universidad en el campo, todo con el objetivo de fomentar el desarrollo socioeconómico y cultural de las comunidades protagonistas.

"Hoy más que nunca estamos seguros de que estamos construyendo un país próspero, con formación del talento humano y técnico y con el compromiso de acabar con la pobreza", puntualizó Chavarría.