Don Reynaldo Natividad Bolaños de 56 años, es uno de los personajes leoneses más conocidos y reconocidos por su destreza y arte de elaborar y restaurar imágenes religiosas. Su taller Arte Crisán para estas fechas de diciembre está atareado en la elaboración de delicadas y bellas imágenes de la Virgen Concepción de María que son parte esencial de los altares de la tradicional Purísima en Nicaragua.

Cuando se le escucha hablar sobre el amor y dedicación que le pone en cada obra, es fácil percibir que estamos ante un ser humano muy católico y sobre todo creyente de la palabra de Dios.

Inició en este mundo sacro a la edad de 15 años cuando llegó donde su maestro Cristóbal Carrión González, quien notó de la alta vocación creativa de su pupilo, hasta heredar el nombre del espacio que hoy es muy reconocido en todo el país.

“Yo inicié a los 15 años cuando llegué a vivir a la vivienda de don Cristóbal Carrión González, quien durante muchos años fue mi maestro y fundador del taller Arte Crisán, yo lo agarré de herencia el nombre de este taller que fue fundado en 1940”, cuenta don Reynaldo.

Para elaborar su primera imagen con sus propias manos, don Reynaldo se dilató en aprender tres años, fue la imagen de San Pedro que aún se encuentra en la iglesia de Chichigalpa. Fue la primera imagen que se logró restaurar de un metro setenta de altura.

“Mi maestro siempre me indujo que siempre estudiara, que estudiara, me decía que no solo de la letra se vive, pero se vive mejor y esas fueron sus palabras, siempre trabajaba y estudiaba, pero me quedé con este oficio, además de hacer imágenes, también puedo pintar al óleo”, agrega este artesano que vive en el reconocido barrio Sutiaba de León.

Para lograr la perfección de este oficio, don Reynaldo de manera autodidacta aprendió de iconografía religiosa, que es el arte de saber las tradiciones de la pintura cristiana. Un ícono es generalmente una imagen bidimensional, en la cual aparece pintado un ser santo o un objeto consagrado como Jesucristo, María, los Santos, los Ángeles, la Cruz cristiana, etc.

“Tenemos que saber todos los colores que las imágenes llevan, una imagen que lleva el color rojo en su ropaje ya sabemos que es un mártir, porque solo los santos mártires son los que llevan rojo, no solo es pintar por pintar, uno tiene que ir conociendo de iconografía religiosa”, afirmó don Reynaldo.

Mucha preparación para las festividades marianas

En este arte no hay figura o imagen religiosa que se le resista a este artistas, aunque confiesa que algunas son trabajadas con mayor detalle, ya que llevan “más trabajo que otro”, pero cualquiera puede hacer con material de madera, yeso, fibra de vidrio o resina.

Cuando el año va encaminado e inicia agosto, en Taller Arte Crisán comienzan a llegar los pedidos de elaboración de la imagen de la Virgen Concepción de María, la cual puede elaborar unas 50 unidades por semana.

“Los pedidos para las fiestas de diciembre, de la Gritería comienzan a partir de agosto, inmediatamente después de la Gritería Chiquita en León, comienzan a llamarme para hacerme los pedidos, se nos hace corto el tiempo”, indicó don Reynaldo que trata de cumplir a sus clientes que están por todo el país.

Entre sus clientes se encuentran comerciantes o propietarios de tiendas de arte sacro, iglesias del país y familias católicas, o empresas que regalan a sus trabajadores estas bonitas imágenes.

“Ahorita solo hacemos imágenes para las Purísimas, no hay de otro tipo, estamos elaborando imágenes de la Virgen Inmaculada de Concepción, se trabaja en series de 50, las pintamos y eso nos lleva una semana”, dijo.

Don Reynaldo está muy orgulloso de su trabajo, ya que forma parte del acervo cultural y religioso de nuestro país.

“Me satisface mucho cuando veo que una familia o en una iglesia se conserva una imagen hecha en este taller que es uno de los mejores talleres, para mí es muy importante que se reconozca mi trabajo, me llena de orgullo y satisfacción”, expresó.

En este arduo trabajo, don Reynaldo es acompañado por su hermano Agustín, quien también sabe este arte que requiere imaginación, paciencia y mucha dedicación.

Hace 40 años don Reynaldo siendo un adolescente llegó donde su maestro con la necesidad de aprender para llevar algo de dinero a su casa, pero el arte lo envolvió, lo atrapó hasta el punto de ser un verdadero artista sacro.

“Fueron cosas del destino, primeramente llegué para vivir, pero después me fue gustando y gustando, después ingresé en la pintura artística y me dedicó a varias cosas dentro del arte, a mi madre le gustó que yo estuviera metido en el taller y no anduviera de vago en las calles”, puntualizó don Reynaldo.

Su Taller Arte Crisán está ubicado en el barrio Sutiaba de León de la Iglesia San Pedro dos cuadras y media al sur. Para cualquier pedido o restauración pueden contactarlo al teléfono 8628-3936.