Los brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa) visitaron a las familias del barrio Laureles Norte del Distrito VII de Managua, para aplicar el biolarvicida BTI como parte de la séptima jornada de lucha contra los mosquitos transmisores del dengue, chikungunya y zika.

El doctor Benito Flores del Centro de Salud Villa Libertad, informó que en esta jornada de viernes se visitaron más de 850 viviendas, donde cada brigadista llegó y solicitó el ingreso para realizar la aplicación del BTI y la destrucción de criaderos.

“Es importante entrar a las viviendas porque cada brigadista ayuda a las familias a identificar los criaderos de zancudo, como por ejemplo los floreros artificiales a los cuales cada tres días le tenemos que cambiar el agua, ya que este zancudo nace en agua limpia, no le gusta el agua sucia”, dijo Flores.

Indicó que las pilas y barriles que almacenan agua, las familias deben cepillarlos para evitar que crezcan los huevos del zancudo. Es importante que se aplique el BTI que tiene una vida útil de seis meses.

“Lo que no se ocupe, no vamos a cansar de decirlo, lo que no se ocupe hay que botarlo, lo que no nos sirva debemos botarlo y no lo acumulemos en nuestros patios porque es ahí donde nace el zancudo, ese es su reservorio para lograr reproducirse y si botamos lo que no ocupamos estamos diciéndole no al zancudo”, dijo Flores.

Don Esteban Aguinaga valoró de muy importante el trabajo de los brigadistas del Minsa, ya que bajo sol o lluvia andan en los barrios visitando a las familias para ayudarles a prevenir las enfermedades.

“Esto es muy bueno porque evita que se propaguen los zancudos, evitan que se desarrollen y que nos enfermemos. Hay mucha gente que tiene muchas plantas y tienen mucha agua y nos indican que hay que cambiarlas cada tres días”, señaló don Esteban.