Al cumplirse 66 años del acto heroico y deber patriótico de Rigoberto López Pérez, integrantes de Juventud Sandinista 19 de Julio, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) y servidores públicos del Ministerio de Gobernación (MIGOB) realizaron entrega floral en el monumento construido en honor al poeta, en Managua.

Rigoberto horas antes de ajusticiar al tirano Anastasio Somoza, en la ciudad de León, dejó una carta a su mamá en donde manifiesta su deseo de ver a los nicaragüenses libres, aunque tuviera que entregar su vida.

"He decidido aunque mis compañeros no querían aceptarlo, el tratar de ser yo el que inicie el principio del fin de esa tiranía. Si Dios quiere que perezca en mi intento, no quiero que se culpe a nadie pues todo ha sido decisión mía", se lee en el monumento en honor al joven amante de la poesía.

Karen Martínez, representante de UNEN, de la UNAN-Managua, expresó que los jóvenes mantienen viva la llama de su sacrificio.

"Estamos reunidos esta mañana llenos de alegría, amor y compromiso porque hay patria, hay paz, hay Revolución, conmemorando a nuestro Héroe Nacional Rigoberto López Pérez en el 66 aniversario de su paso a la inmortalidad", dijo Karen.

"Esa acción heroica de Rigoberto marcó el principio de la restitución de derechos para los y las nicaragüenses con el programa histórico del FSLN", señaló la estudiante de la carrera de odontología.

Asimismo, el joven sandinista Aldo Almanza, recordó que Rigoberto no pidió gloria ni honor, pero fue el pueblo de Nicaragua el que le otorgó el reconocimiento hasta la posteridad.

“Con mucho orgullo patrio estamos conmemorando el paso a la inmortalidad de un gran poeta y sobre todo joven revolucionario. Tenía Rigoberto 27 años, toda una vida por delante, como cualquier joven lleno de sueños, llenos de ideales, soñador de una patria libre, de una Nicaragua bendita y soberana”.

“Basado en esos principios inquebrantables de amor a la Patria que Rigoberto toma una gran decisión. Rigoberto hizo lo que muy pocos se atreverían a hacer. Se atrevió a retar a la dictadura y a la vida misma sin saber que 66 años después la juventud sería heredera de su legado de lucha inclaudicable y que en las páginas de la historia su nombre quedaría grabado”, culminó.