Unos días atrás, conversando con una antigua compañera militante, le decía, qué voy a escribir sobre el 19 de Julio, que ya no se haya dicho muchas veces. Ella me respondió que no era obligatorio escribir todos los años sobre el 19 de Julio. Efectivamente no me es obligatorio, es una gran alegría poder hacerlo, poder seguir haciéndolo.

Tuve la suerte y el acierto de llegar a Nicaragua en 1970. En ese tiempo era militante cristiano y quería desarrollar la lucha en mi país, el Perú, a través de la organización política comunitaria y la no violencia. La Comunidad de Solentiname aparecía como un ejemplo práctico y valiente de lucha contra el somocismo. Llegamos allí en octubre de 1970, mi esposa de ese entonces Tula, y yo. Nos recibieron Ernesto Cardenal y Alejandro Guevara. Ya vivían allí William Agudelo y Teresita. Relato esto pues durante todos los años, salvo 1978, fui a Nicaragua y viví el somocismo. Por ello hoy puedo hablar de la alegría inmensa que significa el 19 de julio, el triunfo contra el somocismo una de la más abyectas dictaduras del siglo XX, sostenida, cómo no, por los Estados Unidos.

La Visión de Carlos Fonseca Amador

Retomar el hilo de la Historia. Continuar con la madeja en la mano e ir caminando y tejiendo con ella. Eso hizo Carlos Fonseca Amador, recogió la madeja y avanzó caminando, entendiendo cada punto del tejido histórico. No era suficiente el antisomocismo, había que dar la continuidad de la batalla contra el yanqui opresor. Había que tener una ideología que viniera de las propias raíces y eso fue el pensamiento libertario de Sandino. Sandino el hombre sencillo, hijo del pueblo de Niquinohomo y de todos los pueblos de Nicaragua. El hombre que tenía el patriotismo y a la vez la visión nuestroamericana y antiimperialista. Sandino que hizo teoría y práctica y expulsó a los marines del territorio patrio. Sandino que inventó el coro de ángeles y se casó con la telegrafista del pueblito. Sandino chaparrito, de sombrero alón, revólver al cinto, General de hombres libres y triunfador de la guerra contra los yanquis. Y traicionado y mártir, sin saber dónde está su tumba, sino en “todo nuestro territorio”. Es decir el héroe nacional y a la vez el símbolo perfecto al que se adheriría todo el pueblo. Esa fue la visión de Carlos Fonseca. Esa fue su enorme acierto. Reponer en su pedestal al Héroe Nacional y estirar los eslabones de la historia hasta volverlos una cadena de mando desde las montañas de las Segovias, hasta el Río Ostayo en la frontera con Costa Rica. Eso hizo el FSLN, creado imaginado, pensado por Carlos Fonseca, por Tomás Borge, por el propio Daniel Ortega. Desde la Resurrección de Sandino hasta la insurrección popular, esa fue la Visión.

El día de la resurrección popular

Y el día 19 de Julio es el día de la Resurrección de Sandino y de todos aquellos que dieron su vida por la libertad de Nicaragua, Nicaragüita. Desde Diriangén en adelante, por los miles de mártires y los centenares de héroes. Es el día que en se juntan, pisando con pies de ángeles, las banderas rojinegras de la plaza que aún hoy, 43 años después, siguen flameando levantadas por dos generaciones posteriores al triunfo de 1979.

El FSLN y la alegría del pueblo.

El proceso de construcción fue largo y difícil. Es indispensable leer y releer la historia del Frente. Los años de la clandestinidad y las batallas perdidas. La cárcel y tortura de sus dirigentes, entre ellos Tomás Borge y Daniel Ortega. La muerte en combate de muchas y muchos, o el asesinato sin límite contra todo el pueblo, por parte de la guardia somocista. Hasta llegar a la ofensiva final donde se combinan acciones guerrilleras en el campo, en la ciudad y la estrategia de la guerra de trincheras en el Frente Sur, con el objetivo de obligar a la guardia a concentrarse allí. Acción de “empantanamiento” de la Guardia Nacional.

En ese periodo desde 1977 hasta el triunfo, una cultura musical surge en toda Nuestramérica y las canciones de Carlos Mejía, del Grupo Pancasán, de los Quilapayún, de Tiempo Nuevo, se reproducen en las principales capitales. La solidaridad con el FSLN, con Nicaragua y el antisomocismo se difunde como una epidemia (¿o debería decir pandemia?) positiva.

Hay mucha muerte y destrucción por parte de la Guardia, hay un coraje infinito por parte del pueblo nica. Cilindros con napalm son tirados desde los helicópteros de Somoza, sobre barrios de Managua, los Pushandpull (los chupisopla), ametrallan poblaciones y los viejos B52 artillados con ametralladoras 50, disparan contra la población y los combatientes sandinistas. Comienza a concretarse la solidaridad internacional en dinero, armas y municiones.

Combatientes internacionalistas se alistan en las filas de Frente Sur, principalmente.

De los peruanos, y a mucha honra, están dos oficiales del Ejército, el Mayor José Antonio Fernández Salvatecci y el Capitán Eloy Villacrez Riquelme. Habemos dos civiles, Luis Garcia y un servidor. Hay chilenos, argentinos, uruguayos, salvadoreños, brasileros, guatemaltecos, panameños, costarricenses, bolivianos, ecuatorianos, portorriqueños, europeos y hasta australianos. Y disculpen si olvido alguna nacionalidad. La causa del FSLN ya es internacional. La anticausa del somocismo, solo la apoyan los dictadores y los yanquis.

El 8 de Marzo de 1979, se proclama la unidad de las tres tendencias del Frente Sandinista de Liberación Nacional, La tendencia Tercerista o Insurreccional, la tendencia de Guerra Popular Prolongada y la Tendencia Proletaria. Las tesis de la primera son las que determinarán el curso de la guerra hasta alcanzar el triunfo. Ese día, la noticia del anuncio de la unidad, se recibió como un descarga de alegre electricidad entre todo el pueblo de Nicaragua y de Nuestramérica y aún de Europa y en los comités de solidaridad del pueblo estadounidense.

El 17 de Julio Somoza huye de Nicaragua y es designado como el Día de la Alegría. (Ese día once años después, en Nicaragua, nace mi hijo Martín, también alegría para todos los que lo conocen.)

El 19 de Julio es designado como el día del triunfo. En rigor, es el día de la Resurrección de Héroes y Mártires de Nicaragua. Así lo celebro en casa.

Hoy 43 años después y mucho trabajo de organización, el FSLN tiene el Gobierno.

Ayer escuchaba una entrevista a José, Pepe, Mujica y él dice que hay mucha concentración de poder en el gobierno de Nicaragua. En la izquierda siempre tenemos opiniones de cómo debe construirse el poder popular y cómo debe hacerse la revolución. En Uruguay, por ejemplo la alternancia y la dispersión de poder trajo como resultado el retorno de la extrema derecha. Y, ojo, quien pierde es el pueblo. Porque no es una abstracción la alternancia. Es volver a no tener acceso a la escuela gratuita, a la salud gratuita, volver a la precariedad laboral, a la entrega de la soberanía a las transnacionales.

En Nicaragua luego de 17 años de oscuridad neoliberal, hoy se ha retornado a la redistribución de la riqueza entre las mayorías nacionales. Esa no es una abstracción. Es la realidad y si no veremos la plaza el 19 de Julio, 43 años después, donde la conducción política y militar de Daniel Ortega, en esta ocasión acompañado por Rosario Murillo, será recompensada con la ovación de la alegría del pueblo que sabe que hay una Dirección serena y segura, cargada de futuro, como 43 años atrás. Tal vez no sea lo que soñamos cada uno, pero el gran beneficiario es el pueblo mayoritario de Nicaragua, Nicaragüita.

Esa es la realidad y si no, vayan, pregunten, sientan y vean.