El secretario general del Ministerio de Salud (Minsa) Doctor Carlos Sáenz, aseguró que Nicaragua cuenta con un sistema de vigilancia de las enfermedades febriles eruptivas, entre las que se encuentra la viruela símica, que detectaría la presencia de cualquier caso sospechoso en el país. 

Durante una entrevista en el programa Revista En Vivo, con el periodista Dennis Shwartz, el doctor Sáenz destacó que el país cuenta con un sistema de vigilancia de enfermedades febriles eruptivas y desde que se detecta un caso se comienza a investigarlo clínicamente, epidemiológicamente y se le hacen las pruebas y exámenes de laboratorio para obtener un diagnóstico específico.

Informó que la viruela símica provoca fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares, dolores de espalda, inflamación de ganglios y genera agotamiento.

“Los sintomas se presentan de uno a tres días, después de haber tenido fiebre, le da algunos signos que pueden ser la mácula que son unas manchitas rojas que comienzan en las plantas de los pies o en la cara y luego se va regando por el resto del cuerpo, después se le convierte como en una roncha de color rojo, despues se convierte en una ampollas que se infecta y luego se revienta y se transforma en una costra negra”, explicó, recordando que la enfermedad puede presentarse de forma leve o grave.

Dijo que el diagnóstico se hace a través de una prueba PCR, y la persona que anda con el proceso sintomático puede contagiar a través del contacto directo.

Indicó que el periodo de incubación es de 21 días desde que una persona sana tuvo contacto con una persona enferma. En ese sentido dijo que el sistema de salud “le da seguimiento para ver si no presenta síntomas” y si los presenta se convierte en un caso sospechoso.

Sáenz explicó que la viruela símica es una enfermedad zoonótica entre los animales, que en algunos casos puede transmitirse a los humanos.

“Esta viruela, su reservorio, donde el virus convive, se reproduce, está un poco inespecífico, pero la tendencia es que son los roedores, pero también puede transmitirse por perros de praderas, monos contagiados, cualquier animal puede contagiarse y puede transmitirlo a los humanos”, comentó.

Dijo que cuando hay transmisión entre humanos es que está el riesgo de que se pueda convertir en un problema de salud pública a nivel internacional.

“Estos casos se espera que no se vayan a transformar en una situación pandémica, pero si podemos tener varios casos en distintos países. Actualmente hay alrededor de 23 países que han presentado casos confirmados y alrededor de unos 300 son estos casos y tienen un montón de casos sospechosos, entre ese el caso de Costa Rica”, indicó.

Sobre este caso en el país vecino dijo que “el caso de Costa Rica es un caso de un extranjero que se clasifica como un caso sospechoso y que está en investigación porque tienen que descartar otras enfermedades dermatológicas, enfermedades de otros virus, etcétera, se le están haciendo otros estudios y se hace la confirmación, si es así se notifica, pero en este momento no es un caso confirmado”.

Precisó que a nivel de las Américas, “tenemos cuatro países que han presentado casos confirmados que son Estados Unidos, Canadá, Argentina y México. Hay varios países que han presentado casos sospechosos como Costa Rica, Bolivia”.

También aclaró que hasta el momento no existe un medicamento específico para curar esta enfermedad, pero se recomiendan retrovirales y vacunas como la que protege contra la rubéola.