La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó el inicio de las lluvias, como una bendición para toda Nicaragua.

"¡Llegó la lluvia, llegó la bendición! ¡Llegó la sanación! Estas aguas que son santas, sagradas, nos ayudan a sanar de todos los contratiempos, las dificultades, las aflicciones, las heridas de la vida cotidiana y nos ayudan a regar a abonar la alegría para el ciclo productivo, para nuestros jardines y para todos los aspectos de nuestra existencia. Bonita lluvia, bonito clima y bonito también futuro el que estamos creando como todos sabemos", expresó en sus declaraciones de este mediodía.

También comentó que "siempre hay percances, siempre hay algo que atender inmediatamente, ese es el invierno. En el verano son otro tipo de afectaciones. Cada invierno tenemos situaciones que debemos atender y lo hacemos con amor y respeto para las familias de las comunidades donde se producen estas averías".

"Un abrazo a todas esas familias. Siempre pendientes y siempre atentos y siempre procurando esa atención solidaria que requerimos. Gracias a Dios ha sido poco hasta ahora, gracias a Dios, pero el invierno siempre nos trae situaciones difíciles, situaciones incómodas y tratamos de llegar a las comunidades, a las familias lo más pronto posible para estar allí unidos en las dificultades y buscando soluciones, procurando soluciones", agregó.