La Plaza Roja de Moscú se convirtió en el escenario del desfile militar dedicado al 77 aniversario de la victoria en la Gran Guerra Patria.

Unos 10 mil militares participaron en el desfile, mientras que el convoy mecanizado del desfile contó con casi 200 unidades de equipo militar y 77 aeronaves.

Este desfile recuerda el triunfo de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi en la Gran Guerra Patria, que duró entre los años 1941 y 1945.

Durante su discurso, el presidente Vladimir Putin felicitó a los ciudadanos y militares rusos y se refirió a la operación militar en Ucrania, destacando que Moscú dio una respuesta preventiva a una agresión.

"Habíamos presenciado el despliegue de infraestructuras bélicas, el incipiente trabajo de centenares de asesores extranjeros y los suministros regulares de las armas más modernas de la OTAN. El peligro iba en aumento día tras día”, aseguró Putin en su discurso para conmemorar el 77 aniversario del Día de la Victoria.

Rusia repelió la agresión de forma preventiva, fue una decisión forzosa, oportuna y la única correcta, la decisión de una nación soberana, independiente y fuerte", manifestó el jefe de Estado.

El mandatario ruso también se dirigió a las milicias de Donbás y los militares que luchan contra el nazismo en Ucrania y destacó que ellos ahora "están luchando por la patria y el futuro porque no hay lugar en el mundo para verdugos y nazis".

"La muerte de cada soldado es un dolor para todos nosotros. Hagamos todo lo posible para ayudar a las familias e hijos de los soldados caídos en Ucrania", exclamó el presidente ruso.

El presidente ruso reveló que los países integrantes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no atendieron varias iniciativas de su Gobierno.

"Se venía preparando otra operación punitiva en el Donbás (en el este de Ucrania), una invasión de nuestras tierras históricas, incluida Crimea", dijo el gobernante ruso.

Posteriormente, Putin presidió un minuto de silencio en homenaje a los caídos, para dar comienzo al tradicional desfile de las tropas.

Al culminar el desfile, el presidente Vladimir Putin, depositó una ofrenda floral en la tumba del soldado desconocido.