Para el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, ser soldado de la Policía Nacional es ser apóstol que pone en práctica el principio de amar al prójimo como a uno mismo al extremo de estar dispuesto a entregar su vida para defender a sus semejantes.

El Comandante Daniel Ortega presidió, junto a la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua  el acto de la Vigésima Cuarta Graduación de Cadetes, Licenciados en Ciencias Policiales, de la Academia de Policía Walter Mendoza Martínez, dedicada al Héroe Nacional, Apóstol de la Libertad, General Benjamín Francisco Zeledón Rodríguez.

En su intervención el Presidente de Nicaragua hizo un recorrido histórico de la lucha por la dignidad nacional, destacando a sus protagonistas y sobre todo el legado que hoy los miembros de la Policía Nacional honran valientemente.

“Hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses, hoy vamos a juramentar en nombre de ustedes familias, trabajadores, campesinos profesionales, estudiantes, médicos, enfermeras, en nombre de todo nuestro pueblo, en nombre de las comunidades de Monimbó, de Sutiaba, de las comunidades del Caribe Norte, del Caribe Sur, vamos luego a juramentarlos”, subrayó.

Relató que “haciendo honor al General Benjamín Zeledón, en nuestra historia tenemos una primera etapa en donde los generales que hicieron resistencia a la colonización, tenía el grado, tenían el rango, tenían la jerarquía honrosa de Caciques, y ahí el Cacique Diriagén, con otros caciques en la zona central de Nicaragua, en la zona oriental de Nicaragua, enfrentaron, resistieron y dieron la vida defendiendo la tierra que le pertenecía a las comunidades y a los pueblos originarios”.

Agregó que “la segunda etapa de enfrentamiento ante los invasores fue y eso que cocimos todos, en la escuela, la Guerra Nacional donde al final unidos los nicaragüenses y encabezados por el General José Dolores Estrada, héroe nacional, enfrentaron a los invasores yanquis que encabezaba William Walker y que se había nombrado presidente de Nicaragua”.

 No obstante, dijo que los invasores fueron derrotados, “fue una Guerra Nacional, incluso centroamericana, porque estaban claros los otros países centroamericanos que se derrotaba a los invasores aquí en Nicaragua o de lo contrario los invasores iban a ocupar toda Centroamérica, y luego irían sobre México, porque la visión que tenía Walker, es una visión de buscar cómo avanzar hacia los Estados Unidos de Norteamérica a retomar territorio".

graduacion-cadetes

“Ese fue nuestra primera guerra nacional, ya liberados del tutelaje, del colonialismo español. Y era la Nicaragua que estaba forjando su independencia en medio de grandes contradicciones, la que fue ocupada en ese momento por los invasores, es decir, una gran batalla por la dignidad nacional, por la soberanía de la Patria, estamos hablando de los años 1854, 1855, 1856, fíjense, un pueblo que no se acobardó frente al poderío militar, a la técnica militar muy superior que traían con Walker con Byron Cole, los que llegaron a ocupar nuestros países, al grado de nombrar presidente a William Walker y ser reconocido por el gobierno de los Estados Unidos en esa época, pero aquí el pueblo, una población bien pequeña entonces, se dio la unidad, y a esta unidad se incorporaron los indios flecheros de Matagalpa, fue una lucha nacional y centroamericana hasta que fueron derrotados los invasores yanquis”.

Benjamín Zeledón

“Luego viene la gesta heroica de quien nos honra y hoy ustedes jóvenes graduandos le dedican su promoción, el apóstol de la libertad, así lo llamó nuestro General Sandino, apóstol de la libertad. Y es que el valor, la conciencia, el amor a la Patria, del General Benjamín Zeledón, es realmente incomparable, invaluable, es un poder que solamente lo da el verdadero amor a Dios que lleva a un Patriota a amar a la Patria y dar la vida defendiendo a la Patria”, enfatizó.

“Y al General Benjamín Zeledón y a los patriotas que le acompañaron, a quienes combatieron en ese momento, les tocó enfrentar al Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica, fíjense bien, cualquiera hubiera dicho, eso es una locura, lo van a acabar, los van a exterminar, pero el  General Benjamín Zeledón puso en primer lugar su compromiso con la soberanía de la Patria, con la integridad de la Patria, con su propia integridad y dignidad como ciudadano nicaragüense, y por eso  cuando los coroneles yanquis que los cercaban, allá en Coyotepe y mandaban delegaciones a parlamentar con él, le decían que se rindiera, y él respondía, que él estaba para defender su Patria, y que ellos estaban mancillando nuestro territorio, estaban invadiendo nuestro territorio y les decía con toda claridad que él estaba dispuesto a ofrendar su vida antes que rendirse. Se los decía y lo escribió en la carta que le envió a su esposa, ya en esas condiciones de combate, cercado y escribió despidiéndose de su esposa, despidiéndose de sus hijos y explicándoles por qué tenía que defender la tierra en que él había nacido, la tierra en la que sus hijos y su familia había nacido y había crecido, su Patria Nicaragua”.

graduacion-cadetes

 “Y ahí fue donde luego se dio su tránsito a la inmortalidad para entregar su vida defendiendo la dignidad de Nicaragua y donde nuestros General Sandino, que era un muchacho, esta viendo lo que estaba aconteciendo, y eso fue suficiente para que él asumiera el compromiso, en ese momento cuando fue como andaban  arrastrando a Zeledón por todos lados para que el pueblo se atemorice, él cuando lo ve pasar, a él le produce indignación y le levantó un sentimiento en contra de los invasores y eso explica porque cuando él escribe de Zeledón, lo define a Zeledón como el Apóstol de la Libertad, porque fue el primer general, el primer jefe, en una batalla contra las tropas del ejército Norteamericano, y al cual intentan que se rindieran los jefes de las tropas norteamericanas”.

Continúa el relato el Comandante Daniel: “Y por eso es que Sandino, cuando empieza la batalla, y es la otra etapa de enfrentamiento contra las tropas norteamericanas, a este le mandaban notas, diciéndoles que se rindiera y él decía: Yo no me vendo, ni me rindo, jamás, porque yo quiero Patria Libre o Morir”.

“Así lo decía con toda claridad Sandino, fíjense cuanto heroísmo, cuando valor, cuanta dignidad simplemente porque se trataba de defender la casa, la casa de los nicaragüenses, que es Nicaragua, se trataba de defender el hogar de los nicaragüenses, que es Nicaragua, se trataba de defender a las familias nicaragüenses, defenderlas de quienes venía a quererla convertirnos en esclavos, es una muestra de dignidad, de patriotismo que implica porque luego con el paso del tiempo se logra finalmente alcanzar una gran victoria revolucionaria en nuestro país en el año 1979”.

graduacion-cadetes

 “Y de ahí, en ese momento, ahí, surgió la policía nacional, ahí se organizó la policía Nacional, se organizó el Ejército, se organizaron las instituciones formadas por muchachos, que venían batallando contra las tropas, que los yanquis tenían aquí en Nicaragua a través de la Guardia Nacional encabezada por Somoza, de ahí nacieron ustedes, ahí nació la Policía”.

“Cuando a mí me han preguntado, dirigentes, presidentes, ministros de otros países, que porque razón en Nicaragua los índices de criminalidad, el narcotráfico, el crimen organizado, que porque razón, como podía explicarle, me decía, teniendo un presupuesto pequeño, el presupuesto más pequeño de toda Centroamérica, que cómo hacíamos, porque el que entra a la policía sabe que no entra para enriquecerse, y varios compañeros que entran al ejército, saben que no entran para enriquecerse, vienen con una misión, una misión que es el mandato de Cristo, amar al prójimo como a ti mismo, dispuesto a dar la vida para defender la paz, la seguridad, del pueblo, que son las familias nicaragüenses, es decir, instituciones, ejército y policía, policía y ejército, que nacieron con la Revolución que nacieron con una mística, con la mística que nos heredaron desde el Cacique Diriangén, hasta el General José Dolores Estrada y Andrés Castro Lanzando la pedrada contra el yaqui invasor que nos heredara el General Benjamín Zeledón, Apóstol de la Libertad, a como lo llamó nuestro General Sandino, que nos heredara nuestro general Sandino que logró expulsar a las tropas yanquis, cómo luego lo demostrara el pueblo nicaragüense dando la batalla con la bandera rojinegra de Sandino para rescatar la bandera azul y blanco de la Patria, y la bandera azul y blanco de la Patria en esta plaza, en este sitio, en este lugar, con todo orgullo se levantó desde el 19 de julio del año 1979 y aquí nos reunimos el día 20 para conmemorar esa fecha histórica del 19 de julio, y era la bandera rojinegra, levantando la bandera azul y blanco de la Patria, rescatando la bandera azul y blanco de la Patria que esta arrastrada, enlodada, vendida, por lo oligarcas, por los vendepatrias, que ahí andan deambulando de un lado a otro el en mundo”.

graduacion-cadetes

“Los judas, son los judas y los caínes que no tienen ningún amor a la Patria, no tienen ningún amor a sus raíces, a su pueblo, y que andan siempre buscando que los invasores retornen a Nicaragua”, recalcó el Presidente de Nicaragua.

Mistica, apostolado

“Y como bien lo recordaba el compañero que presentó el saludo, el primer expediente, inspector Nestor Antony Arancibia, compañero originario de Matagalpa, él lo decía con toda claridad, el compromiso, la inspiración, la vocación, ser soldado del Ejército de Nicaragua ser soldado de la Policía Nacional es ser apóstol que pone en práctica el principio de amar al prójimo como a uno mismo al extremo de estar dispuesto a entregar su vida para defender a sus semejantes”.

“Por eso es que nosotros hemos dicho y lo mantenemos que estamos bajo el ejemplo, bajo la inspiración del cristianismo, este es un proceso social, un proceso que lucha por la paz, para poder lograr las mejores y más dignas condiciones de vida para todas las familias nicaragüenses, la mayor seguridad y estabilidad para las familias nicaragüenses”.

“Les decía que cuando me preguntaban que como hacíamos, de donde salía esa fortaleza, respondía que salía de las instrucciones que habían nacido con la revolución llenos de una gran mística, convencidos que había que trabajar para poner en práctica el principio cristiano de amar al prójimo como a uno mismo, es el principio de la solidaridad, cristianismo, socialismo, solidaridad, son principios de esencia cristiana”, enfatizó el Comandante Daniel Ortega.

graduacion-cadetes