Este 7 de diciembre familias del barrio Monseñor Lezcano celebraron la Gritería en honor a la Purísima Concepción de María.

En este barrio capitalino la tradición de celebrar la Purísima trasciende de generación en generación.

La unidad familiar caracteriza a esta celebración mariana que desborda fervor hacia la Patrona de Nicaragua.

La familia de doña Lesbia Delgado celebra La Gritería desde hace más de 65 años, por devoción y favores recibidos en salud.

Delgado relató que la iniciaron sus abuelos Pedro Bojorge y Josefa Sánchez, ambos ya fallecidos y luego le siguieron todos sus hijos, quienes han colaborado para aportar al brindis y continuar con la celebración de la Virgen.

"Nosotros somos la tercera generación que celebramos a la Virgen Santísima y entre todos colaboramos para la gente que viene con devoción a cantarle", indicó la devota.

Asimismo, la familia Sequeira tiene 40 años de cantarle a la Virgen María.

"Es por un milagro que le hizo la Virgen Santísima a mi madre Lucía López Mena y pues ella nos ha transmitido de generación en generación, primero las hijas, luego los nietos y ahora los bisnietos que le cantamos con devoción a la Virgen de Concepción en este ambiente de paz y de reconciliación", resaltó doña Lorena Sequeira López.

Otro altar a la Virgen fue el de la familia Jarquín, que llevan 55 años celebrando la Purísima.

"Estamos muy contentos porque ya teníamos un par de años que no la rezamos, porque una tía que es la de la tradición desde mi abuelita, y por cuidar de su salud no se hacía, pero no perdió la fe y hoy lo hacemos", afirmó Martha Jarquín.

Las familias le cantaron a la Virgen pidiéndole por la finalización de la pandemia y que en los hogares nicaragüenses haya amor, unidad y paz.

"Esta es una alegría tremenda y la devoción que tenemos todos los nicaragüenses y aquí se vive en Monseñor Lezcano con emoción y con respeto", dijo Argentina Cárdenas, una capitalina que recorría los altares junto con su familia.

griteria

griteria

griteria

griteria

griteria