La cuarta y última noche de la Tercera Temporada Lírica Incanto estuvo marcada por una magnífica presentación, sostenida principalmente en los hombros del talento joven.

El director de la fundación, el tenor Laureano Ortega, detalló que fue La Verbena de la Paloma la zarzuela española con la que fue deleitado el público y con la que se dio por clausurado este nuevo ciclo.

“Y ahora vamos a los departamentos. Vamos a estar por Estelí este miércoles presentando las dos zarzuelas Luisa Fernanda y La Verbena de La Paloma en reducciones y luego en Granada. Así que vamos por llevarle nuestro arte al pueblo nicaragüense, nosotros agradecemos por supuesto el apoyo que nos da nuestro Gobierno desde el INIFOM para poder coordinar con las alcaldías y poder llevar nuestros espectáculos y el trabajo contínuo con el Teatro Nacional Rubén Darío, el Instituto Nicaragüense de Cultura y todas las plataformas con las cuales venimos colaborando”, precisó.

teatro

Del mismo modo refirió que es motivo de orgullo que ambas obras, sumado a los conciertos realizados han sido el debut de los alumnos de la fundación.

“Ya están tomando las riendas de papeles que son importantes, de papeles que requieren de mucha disciplina, estudio y esto es gracias a que tienen un talento y que tenemos esta escuela, la academia de Fundación Incanto que ha venido colaborando con grandes instituciones del exterior como la fundación del Festival Pucciniano de Italia que nos apoya con maestros, cantantes, directores de orquesta, músicos, con el instituto del arte superior de Cuba, Teatro Lírico de la Habana Cuba, y esto nos llena de orgullo, ver el desarrollo de los jóvenes talentos nicaragüenses que ahora asumen los papeles protagónicos en esta zarzuela”, añadió.

Lisbeth Berríos, que encarnó uno de los personajes principales, mencionó que se sienten contentos como artistas por la sinergia que han consolidado a lo largo de estos años.

“Y para nosotros como artistas es increíble ver la dinámica que ahora se formó y cómo nos facilita la vida y la interpretación porque tenemos todos los elementos que necesitamos y es más fácil para nosotros crear personajes desde la comodidad de los elementos que nos ofrecen”, afirmó.

En la obra participaron también el Coro de la Escuela Cantorum del Teatro Nacional Rubén Darío y niños que formaron parte del elenco.

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro

teatro