Junto a sus hijos, Silvia Puyade Gutiérrez fundó Parrillada El Argentino en el corazón de Managua. Un restaurante donde se sirven platos típicos como empanadas y asado y se escuchan temas de Gustavo Cerati, Sandro y Mercedes Sosa.

De Mercedes, provincia de Buenos Aires, Silvia Puyade Gutiérrez llegó a la tierra de lagos y volcanes, Managua, hace 23 años con su esposo e hijos, cuando “Nicaragua no tenía luces en las calles y los carros manejaban con luces altas”. Con 70 años, recuerda sus primeros pasos como docente en su tierra natal y detalla cómo fue aquel camino que decidió emprender hasta llegar a “Parrillada El Argentino”, un restaurante emblema en el corazón de la capital nicaragüense.

El viaje comenzó en 1998, cuando su esposo, Luis Alberto Stotti, fue parte de una misión diplomática en el país y se instaló junto a su familia en Villa Fontana, Managua. “Al venir a Nicaragua fue duro al principio, sobre todo para los chicos. Una experiencia donde aprendieron a valorar lo que tenían porque venían acostumbrados a un país diferente, les llamaba la atención que no había ascensores ni escaleras eléctricas”,recuerda Puyade Gutiérrez.

Años después, Stotti falleció y Silvia tuvo que ingeniárselas para mantener a su familia, ya que sus hijos cursaban los últimos estudios universitarios. Vanesa preparaba la tesis para recibirse de arquitecta y Guillermo se encontraba a pocos meses de convertirse en ingeniero en Sistemas.

el-argentino-managua

“Ellos decidieron terminar sus estudios aquí y después se vería si regresábamos a la Argentina. Al final nos quedamos, salieron los nietos y echamos raíces aquí”, asiente entre sonrisas la exdocente de sociales.

Se define de carácter fuerte, le gusta la organización, el orden y la puntualidad. Más de dos décadas han pasado desde que dejó su natal Argentina, pero la idiosincrasia suramericana vive con ella en Nicaragua. Le gusta el mate frío (tereré), el chocolate, el pan, los alfajores, el fiambre y el tango, “aunque no lo sepa bailar”. Entre Boca Juniors y River Plate se queda con el xeneize, pero su club favorito es Ferro.

De Nicaragua le gustan las tajadas de plátano, un complemento de las parrilladas o fritangas, como se denominan comúnmente en la tierra de lagos y volcanes. En relación, asegura que sus hijos prefieren el gallo pinto, un platillo típico nicaragüense a base de arroz y frijoles que se acostumbra degustar en el desayuno o la cena.

El inicio como un desafío

Tras la muerte de su esposo, Puyade Gutiérrez debía cancelar deudas y mantener los estudios de sus hijos. En ese afán, comenzó a vender empanadas a sus amigos. Poco a poco, la cartera de clientes aumentó y la mujer incluyó en su menú la venta de vinos argentinos. Con esfuerzo y trabajo, finalmente llegaría la carne “del fin del mundo” a Nicaragua.

“Fuimos los primeros que introdujimos los cortes argentinos, trajimos el vacío, la entraña y el ribeye, tipos de corte que se usan en Argentina. Con el correr del tiempo, las grandes empresas acapararon el negocio, los grandes distribuidores copiaron y comenzaron a traer y la venta disminuyó, pero bueno, yo seguí insistiendo, y sigo trayendo”, asegura con determinación Silvia.

Luego de su exitoso desempeño en la cocina, Puya de Gutiérrez fundó junto a sus hijos Parrillada El Argentino, un restaurante ubicado en el corazón de Managua. La idea surgió a mediados del 2018 en el impactante Puerto Salvador Allende, en las costas del lago Xolotlán, el segundo lago más grande del país. Entre ciertos traspiés económicos, Silvia decidió probar suerte en otro destino: Villa Fontana Norte, donde actualmente despliega su parrilla.

“En Nicaragua había un restaurante que era de un argentino. Cerró y nos quedamos con esa inquietud de volver a abrir un restaurante. Hablando con mis hijos le pusimos mente y
abrimos Parrillada El Argentino. Encontramos esta casa, la remodelamos, mi hija se dedicó a hacer toda la parte del diseño y lo demás, y aquí la estamos luchando”, comenta Puyade Gutiérrez.

Al entrar al restaurante, los clientes perciben la tradición argentina en cada imagen: cuadros con lugares típicos como Caminito y San Telmo, videos turísticos del Glaciar Perito Moreno, la provincia de Buenos Aires y el interior del país.

Además, se lucen retratos de Carlos Gardel, Eva Perón, Lionel Messi, Diego Maradona, Los Fabulosos Cadillacs, Gustavo Cerati, Sandro, entre otras postales.

En Parrillada El Argentino no pueden faltar los partidos de fútbol, y de fondo, la música inconfundible de artistas nacidos en la tierra de El Gaucho Martín Fierro. “Tratamos de que la gente conozca un poco de nuestra cultura. No solamente es Maradona o Messi, sino que hay escritores importantes, músicos importantes como Cerati, Sandro y la negra Sosa”, indica Silvia.

El menú tiene dos versiones: a la parrilla o a las brasas. Un plato típico es la milanesa a caballo con papas fritas. En esa línea, como entrada Puyade Gutiérrez sugiere empanadas, tabla de jamones y quesos; como platos principales, el tradicional asado de tira (costilla con carne), bife de chorizo, vacío y chorizos; y de postre, diferentes opciones caseras.

Infaltable: una copa de vino malbec para maridar.

Nicaragua como nuevo destino para vivir

Hoy, Silvia se considera mitad argentina, mitad nicaragüense. Conoce todas las playas del Pacífico, de las cuales sus favoritas son Tola (Rivas), Huehuete y La Boquita en Carazo.

También, recorrió las regiones autónomas del país, donde recuerda su paso por Bluefields, El Bluff, Laguna de Perlas,

El Rama y Corn Island. Asimismo, visitó el norte nicaragüense y Río San Juan. Aún le queda un viaje pendiente: Solentiname, un pintoresco y encantador archipiélago en el lago Cocibolca.

“La verdad es que Nicaragua ha tenido una transformación brutal, de tener luces en las calles, de tener agua, electricidad, todos tienen internet, la gente se comunica con facilidad, tenemos carreteras nuevas que te podés ir hasta Bluefields y llegas en pocas horas. Nicaragua ha evolucionado un montón”, asegura Puyade Gutiérrez.

Orgullosa de sus raíces y enamorada de su nueva casa, la emprendedora se involucró en diferentes proyectos como el liderazgo de las mujeres y la cultura de los pueblos hermanos del continente, donde representa la comida de su amada Argentina en los Festivales Gastronómicos Internacionales organizados por el Instituto Nicaragüense de Turismo, INTUR, desde 2018.

Asimismo, participó de Nicaragua Diseña, la plataforma de diseño, arte y moda más grande de Centroamérica. Sumado a esto, se capacitó junto a su personal por medio de la entidad rectora del sector para lograr estar a la vanguardia y ofrecer servicios de calidad.

De cara al futuro, dentro de sus proyectos y aspiraciones Silvia anhela seguir creciendo y poder desplegar una sucursal de la Parrillada El Argentino en otro rincón de Managua -u otro departamento-, para poder difundir la gastronomía argentina en otras regiones del país. “Ya de aquí, de Nicaragua, me sacan en cajón”, concluye Puyade Gutiérrez.