La Asamblea Nacional aprobó la iniciativa del Contrato de Préstamo suscrito entre el Banco Centroamericano de Integración Económica y la República de Nicaragua, por 108 millones de dólares para financiar el proyecto BioClima, que es una acción climática que persigue reducir la deforestación y fortalecer la resiliencia en las reservas de Biósfera Bosawás y Río San Juan.

Previo a la aprobación de este convenio de crédito, los diputados Wálmaro Gutiérrez de la Comisión Económica y la diputada Arling Alonso, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, subrayaron la importancia de este programa climático en Nicaragua.

Alonso afirmó que el proyecto apoyará las medidas de lucha contra los embates y efectos del cambio climático, lo que contribuirá a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la deforestación y la degradación forestal.

Entre las medidas a implementar se encuentra la reforestación, cuido y prevención de los recursos forestales.

El costo total del proyecto BioClima es de 116 millones de dólares. El BCIE aprobó 108, los restantes 8 millones serán adquiridos vía donaciones.

Gutiérrez señaló que el proyecto BioClima o Acción Climática Integrada, es una acción importante del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional para promover acciones climáticas responsables e integrales a fin de reducir la deforestación, mejorar y cuidar el medio ambiente.

"Este tema de la defensa de la Madre Tierra y el combate en el marco del Cambio Climático han sido los ejes que dentro del marco del combate a la pobreza y extrema pobreza han estado siempre presente en el programa histórico y en el Plan de Combate a la Pobreza que ha venido impulsando el Frente Sandinista y no desde que somos gobiernos, sino desde muchísimo antes", expresó Gutiérrez al subrayar la importancia que da el gobierno al tema ambiental.

Alonso explicó que el principal impacto del programa consiste en apoyar todas las medidas de prevención y contención que el Gobierno ha emprendido en la lucha contra el cambio climático.

"Nuestro proyecto nos va permitir mejorar nuestras reservas de carbono en la región del Caribe, específicamente va dirigido a la atención de 51 mil 100 habitantes vulnerables, fomentando la producción agroecológica de especies más resistente al cambio climático, la reducción del pastoreo extensivo y la introducción de sistemas silvopastoriles", dijo Alonso.