Cada año para estas fechas, florecen los campos en la comunidad de Pacaya perteneciente al municipio de Catarina. Flores de crisantemos, disciplinas, botones, jalacates, margaritas, lirios y san diegos, llenan de color y aroma los terrenos de pequeños productores.

Para Ana María Velásquez, la producción de flores es una tradición familiar, que conecta a todo el hogar con la naturaleza.

“Esto no lo vemos como un trabajo, para nosotros es una forma de vida, es rendir homenaje a los que se fueron con el color de las flores”, indicó.

La familia Velásquez comenzó como cortadores de flores; pero desde hace siete años emprendieron como pequeños productores. Ahora cultivan entre siete y ocho manzanas de margaritas y lirios.

FLORES

“Le estamos enseñando a los más pequeños, a mi hijo, que el cultivo de flores es una bendición de la tierra, cultivar y cortarlas transmite paz; él ya tiene dos manzanas sembradas y así va viendo todo lo que lleva este proceso bonito", manifestó doña Ana María Velásquez.

Las flores que se producen en esta zona, son comercializadas a distintas zonas del país, principalmente en Managua, Rivas, Masaya y Granada.

Este proceso comienza con la siembra los primeros días de junio; y el corte, que genera empleos a cientos de jóvenes y mujeres, se da desde el veintiocho de octubre hasta el dos de noviembre.

Catarina, llamado el jardín de Nicaragua, posee un importante potencial turístico, sí usted es amante de la floricultura, el mes de octubre es el ideal para visitar estos campos de colores, sus dueños lo recibirán con una sonrisa cálida.

FLORES

FLORES

FLORES

FLORES

FLORES

FLORES

FLORES

FLORES