El emblemático Programa de Vivienda Digna que ha venido desarrollando desde hace varios años el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través de la Alcaldía del Poder Ciudadano de Managua, y con el apoyo del hermano pueblo y gobierno de Taiwán, continúa trayendo felicidad a las familias humildes.

En esta ocasión, le tocó el turno a doña Teresa Silva González, quien se mostró muy emocionada por contar con su vivienda digna, ubicada en el barrio Acahualinca en el Distrito II de la capital.

La compañera Jennifer Porras, secretaria del Concejo Municipal de la Alcaldía de Managua, manifestó que de parte del Comandante Daniel Ortega, la Compañera Rosario Murillo, así como de la alcaldesa Reyna Rueda y el vicealcalde Enrique Armas, le entregaron a doña Teresa la humilde pero muy digna vivienda.

“Como muy bien puesto está el nombre de este programa social de nuestro Gobierno; una vivienda solidaria, una vivienda digna. Un programa que se le está haciendo realidad a todas aquellas familias que realmente lo han necesitado, aquellas familias en situaciones críticas, aquellas familias que en sus viviendas tenían años y que las condiciones no estaban dadas en esas familias para hacerles sus mejoras; aquellas familias que por años estuvieron en una condición de vulnerabilidad ante la lluvia, ante situaciones de riesgo, hasta la misma situación que su vivienda podría colapsar”, expresó.

Indicó que en el barrio Acahualinca es la vivienda digna número 39, la que han entregado a las familias más humildes y necesitadas de una casa solidaria en ese populoso barrio capitalino.

El señor Iván Lu estuvo en la entrega de la vivienda digna en representación del señor Jaime Wu, embajador de la república de Taiwán en Nicaragua.

Lu manifestó que con la entrega de la vivienda digna a doña Teresa, los derechos de esta humilde mujer a una casa digna, están restituidos.

Se mostró contento porque en más de tres años que se inició el proyecto de vivienda digna, han llevado felicidad a muchas familias de los diferentes barrios de la capital.

Doña Teresa Silva le dio las gracias a Dios, por el sueño que se le hizo realidad de tener su vivienda digna; también agradeció a las personas que le han ayudado; al hermano pueblo y gobierno de Taiwán, al Presidente Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, así como a las autoridades municipales.