El II Congreso Nacional del Bambú desarrollado este viernes 13 de agosto reunió a las familias protagonistas de la economía familiar que elaboran distintos productos a base de esta planta.

Leonel Rivera, delegado del Mefcca en Managua, explicó que se trata de un proyecto impulsado por el Gobierno sandinista con el respaldo de Taiwán y a través del cual los artesanos han sabido sacar provecho.

“Lo importante ha sido la aceptación que ha tenido el pueblo nicaragüenses para familiarizarse con esta artesanía de bambú que además es reactiva al medioambiente y sobre todas las cosas a amigables. Las transformaciones que ha venido sufriendo la economía familiar es a favor de eso y gracias a la república de Taiwán nos ha capacitado a transferencia de conocimiento en el desarrollo de las capacidades de los artesanos”, señaló.

CONGRESO

Uno de los protagonistas que ha tenido resultados exitosos es Francisco Flores, del municipio de la Concepción, que ha trabajado en el rubro ya desde hace 5 años.

“Para Latinoamérica podríamos decir el cultivo del bambú es algo desconocido, es como una planta, como cuando alguien se gradúa de una carrera que no existe en un país, entonces ahora es conocido, lo estamos dando a conocer con un proyecto alternativo que está dentro de las 23 estrategias del Gobierno Sandinista para protección del medioambiente y las condiciones de vida y mejorar la cuestión profesional de las personas”, aseguró.

Asimismo, Martha Téllez, productora y artesana del bambú, señaló que ha recibido un bono de plantas que ha producido en dos manzanas de tierra.

CONGRESO

“Y ya para el 2017 me comenzaron a capacitar a través del Ministerio de Economía Familiar, con los convenios del Gobierno de Taiwán y Nicaragua, ya hemos conocido las bondades del bambú cosa que no conocíamos, ya estamos haciendo muebles y lo mezclamos con otras fibras”, afirmó.

El bambú resulta una alternativa más para las familias nicaragüenses de poder mejorar su economía y contribuir al desarrollo de Nicaragua. 

CONGRESO