Más de 1 mil 500 caballistas de todo el país e incluyendo montados de otros países centroamericanos, participaron este 1 de agosto en el desfile hípico en celebración a las fiestas patronales de Managua.

Los montados se concentraron en las inmediaciones del edificio del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR), donde corceles de diferentes razas comenzaron a “calentar” para iniciar el recorrido.

El desfile protegido por la Policía Nacional y Bomberos Unificados, una vez organizados bajo la conducción de la Asociación de Caballistas de Managua salió desde el costado occidental del edificio que alberga el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua.

Bandas filarmónicas le dieron colorido al hípico mientras los corceles parecían marchar.

HIPICO

Asociación de Caballistas de Managua

Reynaldo Largaespada presidente de la Asociación de Caballistas de Managua dijo que las primeras delegaciones montados que se hicieron presentes fueron de Juigalpa, Rivas, San Marcos, Granada.

Confirmó que en hípicos también participaron caballistas de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala y Estados Unidos.

El líder de los montados de Managua dijo que la asociación estuvo entregando mascarillas para mantener las medidas de seguridad ante la pandemia. Lo mismo se hizo en el hotel capitalino donde concluyó el hípico.

HIPICO

Recordó que “este desfile hípico nació en 1958 con los trabajadores de las fincas ubicadas a los alrededores de la iglesia de Las Sierritas que comenzaron a acompañar la imagen del patrono de los capitalinos hacia Managua.

Los hacendados de la época se comenzaron a entusiasmar a la tradición de los trabajadores de las fincas que desfilaron con sus caballos hasta la capital y “es ahí donde comenzó esta tradición el 1 y 10 de agosto de cada año.

Recordó el líder de los caballistas de Managua que “mi abuelo me contaba que este desfile hípico comenzó con 20 y 30 montados. Pero ahora estamos hablando de mil 500 a dos mil caballistas y por eso nosotros ya no acompañamos a Santo Domingo de Guzmán para evitar accidentes en la población”

HIPICO

El recorrido que hicieron los montados se inició frente a las instalaciones de TELCOR para seguir toda la avenida de Bolívar a Chávez hasta la rotonda Hugo Chávez.

“De ahí giramos a la izquierda hasta llegar al Ministerio de Gobernación y después doblamos a la derecha para recorrer todo el paseo Tiscapa hasta la rotonda El Güegüense”, dijo.

De la referida rotonda los caballistas giraron a la izquierda hasta llegar a la rotonda del periodista y culminamos en el hotel Holiday Inn.

HIPICO

“El Chele Espinoza”

Silvio Espinoza Velásquez conocido en el mundo de las hípicas como “El Chele Espinoza”, con 20 años de andar en el hipismo en toda Nicaragua, dijo que esta actividad “es lo mejor del hipismo en toda Centroamérica”.

Recordó que en dos años no se pudo realizar el desfile hípico debido a la pandemia “pero ahora este 1 de agosto la gente se ha activado poco a poco y no hay que perder esta tradición”.

Dijo que la Asociación de Caballistas de Managua tiene una buena articulación y organización para llevar a cabo esta tradición que está apoyándola fuertemente la Alcaldía de Managua y la Policía Nacional.

Razas de corceles

Dijo el “Chele Espinoza” que las razas más comunes que participaron en este hípico son “la que le llamamos raza de campo, aunque han ingresado al país nuevas razas como el caballo frisón, caballos españoles, iberos, entre otras.

Agregó que los caballos negros con patas peludas es el raza frisón, especies traídas de Holanda y el costo de estos caballos anda entre 40 y 50 mil dólares.

HIPICO

Rafael Antonio Luna Cucalón caballista de Tecolostote y quien además es el presidente de caballistas de esa localidad boaqueña es el padre de la reina de las hípicas de Managua, la señorita Rosemary del Carmen Luna Lovo.

Igualmente, la Asociación de Caballistas de Managua lleva a cabo otra hípica el 10 de agosto cuando Santo Domingo regresa a su santuario a la iglesia de Las Sierritas.

Confirmó que dentro de los más de mil 500 montados que desfilaron por las calles de la capital un 30 por ciento eran mujeres y 70 por ciento hombres.

La reina de la hípica que desfiló con un hermoso corcel negro y vestida de blanco, Rosemary del Carmen Luna Lovo quien reside en Managua  agradeció la presencia del público capitalino en la hípica agostina.

Llamó a los capitalinos a seguir conservando las tradiciones del santo patrono de los managuas “porque eso es lo que nos caracteriza a los nicaragüenses'', dijo la joven que aprendió a montar a la edad de 6 años.

 

HIPICO

 

HIPICO

HIPICO

HIPICO

HIPICO

HIPICO