La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, recordó al Comandante Hugo Chávez en su 67 aniversario natal, señalando que se trató de un ser humano extraordinario que supo encender los corazones aguerridos y valientes de América Latina.

"Hoy 28 de julio de Julio conmemoramos el 67 aniversario del Comandante Eterno, del Comandante Chávez, del ser humano extraordinario, que supo encender luces en todos los corazones aguerridos y valientes de América Latina. Nuevas luces e instalar grandes esperanzas y crear... con ese espíritu indómito y amoroso en nuevos tiempos, tiempos como el mismo decía de batallas y victorias, y tiempos de prosperidad y tiempos de generosidad y solidaridad", expresó la Compañera Rosario Murillo.

"Así lo conocimos, generoso, solidario, tan lleno de vida, de amor, de luz. Así lo conocimos y así lo amó y lo ama el pueblo nicaragüense que recibió tanto apoyo, tanta solidaridad como hermanos nuestroamericanos y caribeños”, dijo.

“Cuánto le debemos al Comandante Hugo Chávez Frías, a su pueblo. Cuánto le debemos a esa Revolución Bolivariana que hoy lidera el Presidente compañero Nicolás Maduro, Cilia, Cuánto le debemos en términos de enseñanza, en términos de solidaridad concreta, real, efectiva. Cuántos programas se desarrollaron y se desarrollan aquí con esas semillas que dejó el gran Comandante Hugo Chávez, programas cristianos y solidarios en el campo, en las zonas urbanas, emprendimientos, luego también la energía y luego también todo lo que nos hizo posible conocer esa vida en amor que merecemos las familias nuestroamericanas", agregó.

Dijo que "aquí todos queremos a Chávez. Vemos las expresiones de cariño que se multiplican en todas partes, los centros técnicos, cuántos centros técnicos, cuántos barrios, cuántas unidades de producción, cuántas escuelas, cuántos auditorios, cuántas calles, plazas llevan el nombre de Chávez. Aquí se le ama, como le ama su pueblo porque todos somos el mismo pueblo que le rinde homenaje".

"Y hoy que cumpliría que 67 años, aquí estamos aprendiendo de su vigor, de su vitalidad, de su gloria, aprendiendo a luchar y vencer todos los días. Sangre de héroes y de mártires, sangre de grandes maestros, honor y gloria a todos. Honor y gloria Chávez, honor y gloria a Fidel, todos los días. Nos dejaron el ejemplo imperecedero de esa vibración fortísima que son sinfonías, que son cantos, que son flores, que son relatos, que es arte, que es cultura, que es identidad, ese vigor, esa vitalidad, esa gloriosa condición de guerreros del amor", dijo.

Finalmente envió "un abrazo enorme al pueblo bolivariano, a Nicolás, a Cilia, al Partido Socialista Unido de Venezuela, a todo nuestros hermanos y hermanas bolivarianas, revolucionarios, allá en esa Venezuela querida, y aquí en esta Nicaragua de todos. Ahí vamos y así vamos con Chávez en el corazón, Chávez corazón del pueblo".