El Ministro Director del Sinapred, Dr. Guillermo González, destacó que las brigadas municipales tendrán un papel protagónico en el desarrollo del Segundo Ejercicio de Protección a la Vida que se realiza este jueves en Nicaragua, con un un rol fundamental en la atención de los posibles afectados por un fenómeno natural y en la preservación de las medidas de protección ante la pandemia de la Covid-19, en esas situaciones de emergencia.

En declaraciones a la revista En Vivo del Canal 4 de televisión el Dr. González resaltó también que los Ejercicios de Protección a la Vida son parte ya de la agenda cotidiana de la población nicaragüense, que se apresta a participar de manera activa para estar preparados para enfrentar las amenazas naturales.

Igualmente, señaló los aspetos más importantes sobre los preparativos del Segundo Ejercicio Nacional de Protección a la Vida en situaciones de Multiamenazas, que se desarrolla en todo el país hoy.

Este ejercicio trata de preparar a la población sobre cómo actuar desde el ámbito individual en autoprotección y desde el ámbito colectivo.

Señaló que se ha venido reforzando la idea de las brigadas comunitarias en las comunidades que están altamente expuestas a situaciones de alto riesgo. Son compañeros que se organizan, gente joven, de distintos sexos y edades, se articulan, para estar listos y atender a la población en situaciones de emergencia.

Recordó que esta práctica del Ejercicio se desarrolla desde hace más de siete años, son cuatro ejercicios anuales, y reiteró que “ya es parte de la cultura de nuestra población, de hecho ya en los comienzos de años mucha gene pregunta, cuándo van a ser las fechas de los ejercicios, cómo van a ser este años, qué vamos a hacer año, es decir ya está digamos en la agenda cotidiana de todos y cada uno de los nicaragüenses y en cada uno de los ámbitos”.

Indicó que este segundo ejercicio se comenzó a preparar días después de que se hizo el primero, en el mes de marzo, de cara a la llegada de l periodo lluvioso. “Como siempre los ejercicios frente a situaciones multiamenazas y de cara a las realidades de nuestro país”, añadió.

Expresó que se toman en cuenta muchos fenómenos naturales que han impactado al país, comos los huracanes Eta y Iota, y situaciones en las que la población ha estado sometida a muchas vicisitudes.

Recordó que muchas situaciones de emergencia han dejado la pérdida de vidas humanas, como el terremoto de Managua, el deslizamiento en El Casitas y otras situaciones de desastres en el país.

Esos desastres “están todavía muy presentes en la mente de muchas de nuestras comunidades, en la mente de nuestras familias”, prosiguió.

Manifestó que bajo esa lógica se tomó en cuenta las experiencias del año pasado en el tránsito por Nicaragua de Eta y Iota, por eso este ejercicio se hace de cara al periodo lluvioso.

Hemos venido trabajando ya más finamente algunos detalles que tienen que ver con la exposición de familias, de comunidades, a situaciones, deslizamientos, pero también estamos tomando en consideración situaciones como los tornados, como el que tuvimos ahí en la zona de Nagarote y ya tenemos algunos de estos fenómenos en algunos lugares de Nicaragua”, dijo.

Pero también se toma en consideración que en algunas zonas montañosas se pueden producir deslizamientos o el impacto negativo de fuertes lluvias,

sin perder de vista que puede ocurrir un temblor.

Señaló que también se han registrado otras situaciones como las recientes emanaciones de gases en el volcán Telica y otras incidencias.

Se va a concentrar este ejercicio en hacer énfasis especialmente en las situaciones del periodo lluviso pero sin perder de vista que pueden producirse otros fenómenos simultáneamente.

En la zona del Caribe se toman en cuenta también la presencia de algunos fenómenos meteorológicos, como huracanes y ciclones de distinta magnitud.

Se va a trabajar sobre la hipótesis de que se presenta un ciclón que proviene de la zona del Caribe, que penetra en el territorio nacional, causando distintos grados de afectación pero en el Pacífico; se presenta un temblor que intensifica el fenómeno de las marejadas, y se trata de dotar a la población de conocimientos a la población sobre cómo podrían impactar esos fenómenos en las comunidades.

El Ejercicio no es más que los mecanismos de respuesta que desde las familias, comunidades, municipios, instituciones, los mercados, todos los centros de trabajo vamos a responder a esa idea que llamamos hipótesis, de fenómenos naturales que pueden tener un impacto en nuestras realidades y ante las cuales debemos estar sumamente preparados”, añadió el Dr. González.