La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, señaló este viernes 11 de junio, que “pedir que agredan a la Patria donde uno nació, eso es deslealtad”.

Cuánta gente. Y lo hemos dicho tanto, porque de verdad hay una falta de autoestima, de vergüenza en quienes van a pedir, van y recorren el mundo desacreditando y pidiendo agresiones para una Patria, un pueblo bueno consagrado al Sagrado Corazón de Jesús, consagrado a María, expresó.

Al respecto, indicó que los nicaragüenses "según nuestras sagradas creencias y según los mandamientos de la Ley de Dios, que tratamos de cumplir al pie de la letra, sabemos que en este plano de vida no somos perfectos, pero cumplir con los mandamientos de la Ley de Dios es el deber de toda persona de fe y de bien”.

“Entre los mandamientos están, lo hemos dicho, no mentir, no robar, no hurtar, respetarnos los unos a los otros, amarnos los unos a los otros. Estamos por razones de tradición y de sagrada creencia, obligados al cariño, al respeto y obligados a la honradez, a la integridad. Y obligados a ser seres de bien para ayudarnos y respaldarnos unos a otros en el crecimiento tanto espiritual, cultural como material porque es deber de todos abrazarnos en solidaridad del amor a la patria bendita y avanzar caminando invocando a Dios a cada paso. También es deber de todos los que amamos a Nicaragua exigir y reclamar esa justicia que por millones, porque somos 6 y poco más de millones los nicaragüenses, cuántos hermanos y hermanas se han pronunciado porque hemos clamado por justicia, hemos esperado pacientemente por justicia, con prudencia, con sabiduría, con serenidad, la hora llega y se hace justicia y la justicia no es política, la justicia es el reclamo a las y los ciudadanos que no cumplen con las leyes que protegen al pueblo, a las familias”, agregó.

Destacó que “lo bueno de todo esto es que van sumando voluntades y compromisos para que la justicia sea y que la justicia sea en el rostro, en la moneda, la otra cara, del amor. La cara del sol que nos ilumina y que no declina y la cara del amor que clama por justicia. Porque cuánto nos han arrebatado a través de las décadas, cuánto han ganado por vender la patria, cuánto, en cuánto se han vendido. Así dijo Tomás, en cuánto vendieron los carnets, en aquel tiempo cuando el carnet que se portaba era motivo, razón para sentir el orgullo de pertenecer a un proyecto de patria. Pero bueno, ahora nosotros preguntamos en cuánto se vende el suelo patrio, el cielo patrio, en cuánto se vende la pertenencia a un pueblo bueno que ha hecho historia, que inspira, que es ejemplo”.

“Y si no que lo digan la cantidad de pronunciamientos de solidaridad que se han recibido en estos días, de denuncia de las razones o las sinrazón o el afán de dominio que se refleja en las agresiones contra Nicaragua, denuncia y solidaridad”, agregó.

.

Señaló que “también queda claramente establecido, se ve con claridad a quiénes sirven, a quiénes han servido aquellos que se proclaman con vozarrones que se disipan como el perfume de mucho tiempo que se guarda, se disipa, vozarrones que se disipan cuando están esas voces y esas gargantas frente a la justicia”.

Cuánto han malversado el dinero mal habido, porque es dinero mal habido el que han obtenido quienes venden la patria. Un dinero como hemos dicho ensangrentado y se ve con claridad para quienes trabajaban y es doloroso saber que hay, que siguen habiendo porque a lo largo de la historia siempre ha habido lacayos, serviles, súbditos, que se venden por unos centavos más, por más de 30 monedas sí, pero además agarran las monedas con pretextos como que van a hacer cursos, capacitaciones, como que van a fortalecer capacidades de asociaciones de trabajadores, de campesinos y se las embolsas y se las embuchan y después quieren proclamarse santos como los santos patronos que nosotros reverenciamos”.

VEA TAMBIÉN: Economía de Nicaragua va creciendo por encima del 4 por ciento

¿Qué santidad hay ahí en esas conductas ilícitas de los que han acaparado recursos que vienen ya manchados de sangre y enriquecidos sus cuentas personales con argumentos falsos? Ah que yo le llevaba a fulano, ah que yo le entregaba a zutano, ah que eso servía para apoyar tales o cuales propuestas y proyectos. ¡Mentira!. Eso servía para ellos, dinero maldito, además malversado, recibido ilegalmente, malversado y bueno ahí está clarito a quiénes servían”, denunció.

No obstante, dijo que “nosotros en esta patria bendita, llenos de cariño y de alegría vamos adelante caminando con la misma valentía histórica que nos conocemos. Somos valientes, somos fuertes, somos dignos, estamos llenos de Fe, siempre con fe, siempre con esperanza y siempre celebrando ese espíritu que es el sol que nos ilumina y que nunca declina y que alumbra ya todas las victorias de la paz, del encuentro, de la reconciliación, vamos a máss encuentro, más reconciliación,procesos, momentos pero el propósito y la meta de estos caminos que vivimos es generar más y más y nuevas modalidades de encuentros de todos por el bien de todos”.