Este domingo las familias nicaragüenses que no salieron a veranear durante la Semana Santa decidieron ir a refrescarse a las frescas aguas volcánicas de la laguna de Xiloá.

En este precioso lugar los visitantes son atendidos por los vendedores por cuenta propia y dueños de bares y restaurantes que ofrecen una amplia variedad de alimentos a diferentes precios.

Un pescado frito, muy típico en estas épocas, lo puede comprar en 100 y 150 córdobas acompañado de sus tajadas, arroz y ensalada.

xiloa

Otros prefieren ahorrar un poco de dinero y llevar sus alimentos ya preparados desde la comodidad de su hogar.

"El lugar está bonito. Es muy familiar y presta las condiciones para venir y estar todo el día. En tiempos de Semana Santa hay demasiada gente y preferimos venir después", dijo Lissette Dávila.

"Trajimos para comer de todo un poco. Cómo somos como 10 los que andamos en el paseo entonces cada quien trajo algo para compartir entre todos", comentó Evenor Prado.

xiloa