El Ministerio de Economía Familiar desarrolló el primer foro de abonos orgánicos en el que participaron agricultores, técnicos e invitados especiales de universidades.

Norren White, dirección de agricultura familiar del Mefcca, explicó que este foro es la continuidad de una serie de encuentros virtuales que llevaron a cabo a nivel nacional.

"En estos encuentros se aprendió el pago a paso para realizar aboneras orgánicas para proteger los cultivos y así producir de una mera sana los alimentos y hoy hablaremos del establecimiento de las aboneras y el emprendimiento", dijo White.

Con las herramientas que brinda el Mefcca a estos pequeños productores muchos han logrado implementar nuevas ideas y emprender utilizando los recursos propios de la zona.

Mefcca realiza primer foro sobre abonos orgánicos

Con las herramientas que brinda el Mefcca a estos pequeños productores muchos han logrado implementar nuevas Ideas y emprender utilizando los recursos propios de la zona.

Roger Andro Ampié, del departamento de Carazo, es uno de los productores que está aprovechando las bondades de la tierra para hacer su propio abono orgánico que aplica a sus cultivos que van desde frutas hasta plantas ornamentales.

"Los abonos orgánicos son accesibles para toda la población. Los tenemos en el hogar como el chingaste de café, esa broza que queda al final del café tiene un alto porcentaje de nitrógeno que puede ayudar al crecimiento de las plantas y también ayudamos al medio ambiente".

"Este tipo de abono lo implementé a raíz de la pandemia porque subieron los costos de los agroquímicos. Empecé a ver un cambio porque las plantas y frutas están más sanas y me ahorro dinero y le dejamos algo mejor a la nueva generación".

Ceniza, lombrices, broza de arroz y heces de ganado, son algunos de los componentes de estos abonos naturales.

Carlos Arce, del municipio de Dolores, produce café orgánico y abono a través de la cooperativa Comulpan, en la finca La Providencia.

"Este abono lleva componentes naturales y mejora las propiedades físicas y químicas del suelo. Mi abono lleva estiércol de res, broza de arroz, rastrojos de plantas leguminosas y enriquecido con otros elementos en menor cantidad".

Finalmente, mencionó que "Como productores amantes de nuestras tierras tratamos de mejorar las condiciones del suelo para hacerlo productivo a todo tipo de plantación y también vemos que un quintal de abono en el mercado cuesta un poco más de mil córdobas y el quintal de abono orgánico cuesta unos 250 córdobas", culminó.

MEFCCA

 

MEFCCA