La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, reiteró que los nicaragüenses somos un pueblo que queremos paz y bien, que queremos avanzar desde los derechos de todos, que queremos avanzar en protagonismo solidario y complementarios unos y otros y todos juntos como gran familia nicaragüenses, como hermandad nicaragüense, consolidando los caminos de construcción de futuro.

Porque eso es lo que todos queremos, todos necesitamos, todos merecemos, desde un futuro que ya vamos haciendo mejor, creando ese futuro de luz, vida y verdad, como soñaron los héroes, los héroes nacionales, como soñó nuestro Rubén Darío, como soñó nuestro General Augusto Sandino, como soñaron los nicaragüenses grandes que nos dejaron un legado irreemplazable, un legado que todos caminamos, hacer grande la Patria”, agregó.

En este sentido dijo, recordando a nuestro Rubén Darío, que la Patria, aunque territorialmente sea pequeña, hay que hacerla grande por el ejemplo, por la inspiración que el pueblo nicaragüense representa para tantos pueblos del mundo: Integridad, dignidad, decoro nacional.

Nosotros un pueblo grande, un país que puede ser territorialmente pequeño, no tan grande, pero un pueblo grande y grande en valores y sobre todo en la aspiración, el sueño y el derecho de vivir tranquilos, de vivir sin interferencias, sin injerencias de imperio alguno o de traidores a la Patria, sin interferencia de los vende patria que a lo largo de la historia nos han hecho sufrir tanto”, enfatizó.

Agregó la Compañera Rosario Murillo que además se han aprovechado tanto de su venta de la Patria, se han enriquecido, “de ahí salieron, de esa venta de la Patria salieron los capitales, esos mismos capitales con los que se creen superiores, capitales que surgieron del robo a los nicaragüenses, todos los sabemos”.

En los libros de historia aparecen los grandes robos de los que se creen nobles, de alcurnia, ricos por venta de la Patria, a costa del pueblo nicaragüense, saqueadores del pueblo nicaragüense, de los bienes del pueblo”, enfatizó.

Y aquí vamos si con amor y esperanza trabajando para crear entre todo ese porvenir brillante que tenemos, porque sabemos que lo tenemos, y sin traiciones, y sin robos, porque sabemos también que no podrán jamás con la dignidad de este pueblo que ha crecido, hemos crecido, hemos aprendido tanto desde todos esos sufrimientos de la historia, de nuestra historia, que también ha mostrado la hidalguía, la valentía de los nicaragüenses grandes”.

No pudieron en abril y se los recordamos todos los días. No pudieron con esa necesidad que es derecho de los nicaragüenses de vivir trabajando y prosperando tranquilos, nos arrebataron la paz por unos días, pero ni pudieron arrebatarnos la dignidad o el corazón que vibra desde esta Nicaragua de todos. No pudieron arrebatarnos el afán de avanzar, de caminar como pueblo de Dios, en fraternidad y esperanza, no pudieron ni podrán”.

Aquí la venta de la Patria quedó en el pasado, esos capitales que hicieron a costa de los bienes del pueblo nicaragüense, allá, atrás, porque adelante, con traidores, con vendepatrias no vamos, y eso lo oímos, lo escuchamos del pueblo, de la voz del pueblo que es la voz de Dios”, finalizó.