La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua destacó lo bonito que se vivió este 18 de enero en Ciudad Darío, “qué hermosa presentación de un año para el Trabajo y la Paz desde la Asamblea Nacional de Nicaragua”, enfatizó.

Dijo que fue una hermosa presentación de la dedicación al trabajo, al buen trabajo, al bien común, a trabajar juntos, “y esa es la convocatoria de todos los días, con amor a Nicaragua, con dignidad nacional, con amor patrio y amor fraternal entre los nicaragüenses que todos los días queremos consolidar unidad por el bien común”.

¿Qué quiere decir buen vivir?

Unidad, unidad, unidad desde el buen corazón, a las mayorías, a las familias, de buen vivir, y ¿qué quiere decir buen vivir? Es entendernos, es encontrarnos, es reunirnos y es trabajar con sentido de Patria y trabajar con sentido de fraternidad”, explicó.

“Libertad, dignidad, fraternidad tres palabras que hacemos nuestras este año de tanta esperanza y de tantas victorias forjándose”, añadió la compañera Rosario.

Nicaragua de Darío, Nicaragua de Sandino, Nicaragua, pueblo que vence y vamos adelante, siempre, siempre con corazones buenos, florecidos y florecientes, en el sentido de esa gran hermandad de las familias, del pueblo, de las mujeres, de los jóvenes, de los varones, de los adultos mayores, que en Nicaragua queremos trabajar, avanzar seguros, trabajar con estabilidad nacional, y por supuesto avanzar, prosperar y todo con sentido de bien y con sentido de derechos, y con sentido de familia y comunidad”, dijo.

La compañera vicepresidenta reflexionó sobre lo importante que es poder mostrar con orgullo nuestros valores nacionales, cristianismo, solidaridad, familia, fe, familia, comunidad, con orgullo mostramos nuestro rostro entre nosotros y al mundo.

¿Qué es misericordia?

“Y es el divino rostro de Jesús el que se muestra en las mujeres, en los varones, en las familias humildes, sencillas, en los jóvenes, en todos los que, afanados cada día, recibiendo agradecido las bendiciones de Dios Nuestro Señor, de Nuestro Padre Celestial, vamos adelante. Porque creemos en el poder del amor, porque creemos en el poder de la fe, porque creemos en el poder de la fraternidad que es fe, que es amor, porque creemos en la gran poder de Dios, Dios mostrándose en todo los caminos de esta Patria Bendita, para bien, con sentido de misericordia, Dios Padre, pura misericordia”, agregó.

“¿Y qué es misericordia? Para nosotros que vivimos en estos tiempos tan complicados, misericordia es solidaridad, entendimiento entre nosotros, misericordia es sentir, sentir el sufrimiento de otros seres humanos”, explicó.

“Misericordia es no dejarnos apoderar de la enfermedad de la indiferencia, misericordia es saber que el amor al prójimo debe guiar nuestras vidas, misericordia, el gran poder de Dios, mostrando su divino rostro y haciéndonos a todos y a cada uno hermanos llenos, de ese espíritu de generosidad, espíritu bondadoso, espíritu misericordioso que tenemos y debemos lograr que crezca entre nosotros porque esa es la voluntad del Padre”, detalló.

“Así estamos, con mucha fe, con gran esperanza, sabemos que la bendición que tenemos, ese espíritu nuestro, que no se detiene, que crece todos los días, que asume deberes y derechos todos los días en este mundo donde nos toca construir paz y bien desde nuestros deberes y derechos, con el reclamo cotidiano de respeto a nuestro camino soberano”, constató.

Enfatizó que en esta Nicaragua donde los y las nicaragüenses sabemos cómo caminar, “y sabemos que lo estamos haciendo y no tenemos la mirada puesta en otras latitudes para que nos aprueben y nos bendigan, entre comillas, bendecir, aquellos que se creen ungidos para bendecir, solo Dios bendice”.

El odio no tiene cabida en Nicaragua

“Así crecemos, así avanzamos, conscientes de ese espíritu que constituye nuestra enorme bendición, además es la inspiración cotidiana. Nuestra fe, nuestra confianza, nuestra certeza de que Dios guía nuestro camino, porque no estamos llenos de odio, al contrario, siempre hemos trabajado con amor y esperanza y en amor al prójimo y en opción preferencial para salir de la pobreza, para luchar y salir de la pobreza”, recalcó.

"El odio no tiene cabida en Nicaragua. El odio o la condición apátrida de quienes voltean a ver a otros lados buscando el sentido de su existencia, desconociendo que aquí Dios nos dio la vida, que aquí Dios nos permitió y nos permite crecer, estudiar, aprender y amar la Patria”, insistió.

En este sentido, la compañera Rosario Murillo subrayó que los nicaragüenses tenemos la opción, el libre albedrío, “podemos amar la Patria o podemos destruir la Patria, es asunto de nuestra libertad espiritual, pero las mayorías que saben, que sabemos, que conocemos que venimos a este mundo y a este plano de vida a aprender y a trascender, sabemos que es el amor la única herramienta para salir adelante. El amor entre todos y por el bien de todos. Y el amor Patrio en primer lugar”.

“Con odio nunca más. Quienes a lo largo de nuestra historia han procesado odio, odio porque el odio es que discrimina, el odio representa el egoísmo, la indiferencia, la avaricia, y la falta de humanidad. El odio es el que entrega la Patria también. Solo el que odia a su Patria es el que entrega la Patria. El odio es el que anda mostrando, sacando dientes, mostrando sonrisas falsas, como que fuéramos todos buenos, nadie es 100 por ciento bueno, ni 100 por ciento malo, hay de todo en la vida. Procuremos ser mejores cada día, aprendiendo a leer y practicar los mensajes de nuestra fe, los que tenemos fe en Dios. Y este es un pueblo 99,9 por ciento creyente, cristiano, devoto, y con orgullo lo decimos, no somos un pueblo de ateos, habrá quienes sean ateos, y bueno, respeto, pero en mayoría somos creyentes, devotos”, reflexionó.

La fe

“Por eso decimos, el divino rostro de Jesús se muestra en esta Nicaragua, a través también de esa conciencia de nuestra mayor bendición, que es el alma de este pueblo, la fe de todos, la confianza de todos y la fe nos vale”, afirmó.

En palabras de la Compañera Rosario es la fe es que se muestra en los surcos milagrosos de cultivos y cosechas de alimentos para nuestra Nicaragua y para poder exportar.

“La fe es la que se muestra en los proyectos que avanzan paso a paso, a pesar de los destructores, a pesar de los que todavía se ufanan de haber destruido y que todavía proponen seguir destruyendo”, dijo.

“Pero bueno, decíamos, libre albedrío, pero amor con amor se paga y el odio no deja buenos frutos, ni al que lo siente, porque se enferma y es un intoxicado o intoxicada o envenenado o envenenada, el odio enferma, ciega, niega, el amor ilumina, todo puede y todo vence”, concluyó.