El Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) a través de su director ejecutivo el compañero Ricardo Somarriba, presentó los ejes y líneas de trabajo a desarrollarse en el 2021, todos enfocados en normar, regular e implementar políticas y acciones sanitarias y fitosanitarias que conlleven al país a mantener y fortalecer la sanidad agropecuaria, pesquera, acuícola y forestal. 

El compañero Somarriba destacó que desde el 2014, Nicaragua reporta avances significativos, logrando la certificación del país en riesgo insignificante, lo cual lo ubica en la posición 48 de una lista de 181 países, además del reconocimiento de la CIPF (Convención Internacional de Protección Fitosanitaria) y para este año, estarán trabajando en crear las condiciones para alcanzar mayor reconocimiento a nivel internacional.  

Mantener el reconocimiento oficial otorgado por la Organización Mundial de Salud Animal, somos un país libre de fiebre aftosa sin vacunación, además, mantendremos la certificación de las autoridades sanitarias, socios comerciales o establecimientos de productos de origen animales y vegetales para la exportación, así como la facilitación en la apertura de nuevos mercados”, expresó.  

Asimismo, la institución realizará 38 mil 202 visitas a explotaciones pecuarias para vigilancia, prevención, control y erradicación de enfermedades transfronterizas y endémicas de interés sanitario, así como la realización de 51 mil 519 visitas a fincas o sitios para vigilar y mantener el estatus fitosanitario en el país. 

Estamos en una capacitación constante en las vías lácteas, lo que significa que contamos con 37 establecimientos de exportación de líneas lácteas y hemos logrado mercados cómo El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Panamá y Estados Unidos. Declararemos los municipios de Santa Lucía, San José de los Remates y Cárdenas, sitios libres de brucelosis y tuberculosis”, dijo.  

Se realizarán 308 mil 100 análisis de diagnóstico veterinario, fitosanitario, microbiología de alimentos, residuos químicos y biológicos. 

Seguimos con las 9 mil 487 inspecciones de vigilancia sanitaria a establecimientos de proceso de productos de origen animal y vegetal, así como 47 mil 394 inspecciones en puertos, aeropuertos y fronteras terrestres para prevenir la introducción de plagas y enfermedades cuarentenadas y proteger el patrimonio agropecuario del país”, señaló.  

Actualmente Nicaragua cuenta con una nueva ley, Ley de Sanidad Vegetal, sumado al proyecto bovino cuyo objetivo es inseminar 28 mil cabezas de ganado, además de la inseminación de 12 mil cerdas a nivel nacional y 2 laboratorios móviles para enfrentar cualquier emergencia fito- o zoosanitaria.