La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó la aprobación en la Asamblea Nacional de la “Ley Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, soberanía y autodeterminación para la paz”.

Es con amor que nos ponemos de pie cada día, para avanzar con esperanza, para avanzar desde la confianza absoluta que tenemos en el Creador, en Dios nuestro Señor que derrama sobre nuestra patria buena todos sus dones, todos sus milagros, todos sus portentos. El milagro de la paz, de la fraternidad, de la libertad, de la alegría. Esos milagros con los que vivimos y como somos agradecidos, esos son milagros nuestros de cada día que convertimos en acciones, en avances del trabajo, de la seguridad, de la estabilidad, de la paz. Lo que necesitamos para prosperar a partir de nuestra laboriosidad”, expresó.

Y hoy es un buen día para reafirmar todos esos prodigios y todos esos milagros que Dios nos da. En primer lugar nuestro espíritu, ese espíritu, esa identidad nicaragüense por gracia de Dios, esa identidad que nos hace grandes y que nos hace capaces de despertar cada día invictos. A través de nuestra historia hemos conocido tantas situaciones y circunstancias difíciles que también hemos padecido, sufrido, tanta codicia sobre Nicaragua, codicia imperial, pero siempre, siempre esa bravura que nos distingue que no es golillerismo, sino más bien conciencia de dignidad, con esa bravura espiritual que nos distingue y como decimos Don de Dios, un corazón fuerte, potente, digno, aprendido porque hemos aprendido, sabio porque nuestros pueblos conocen de sabiduría precisamente derramada por Dios nuestro Señor, reconociéndonos, viéndonos en el espejo de todos los tiempos, sabemos que vamos adelante como pueblo bienaventurado y como pueblo de buena voluntad”, agregó.

Reiteró que “aquí se derraman las bendiciones, aquí en esta tierra sagrada el pueblo, la calidad humana de nuestro pueblo, es un tesoro, un patrimonio. También todos juntos somos una bendición, una bendición de nuestro padre, nuestro creador”.

Gloria a Dios por nuestras libertades, gloria a Dios por nuestra dignidad, gloria a Dios por nuestra fortaleza, gloria a Dios porque somos libres y nunca volveremos a ser esclavos. Y gloria a Dios porque nos identificamos con caminos de paz y bien que son los que estamos recorriendo como nicaragüenses por gracia de Dios”, manifestó la Compañera Rosario Murillo.

También tenemos para hoy la importante noticia de una Ley que nuestra muy digna y soberana Asamblea Nacional de Nicaragua, aprobó. Y vamos a leer, es muy cortita y muy decidora y muy muy importante y muy, muy nicaragüense por gracia de Dios. El Presidente de la República hace saber a los habitantes de nuestra patria bendita y libre, que la Asamblea Nacional de la República de Nicaragua en uso de sus facultades ha dictado la Ley 1055, Ley de Defensa de los Derechos de nuestro pueblo a la independencia, la soberanía y la autodeterminación para la paz, para la paz, para la Paz. Defensa de los derechos del pueblo, dice el Artículo 1: Los nicaragüenses que encabecen o financien un golpe de Estado, que alteren el orden constitucional, que fomenten o insten a actos terroristas, que realicen actos que menoscaben la independencia, la soberanía, la autodeterminación, que inciten a la injerencia extranjera en los asuntos internos, que pidan intervenciones militares que se organicen con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, que propongan y gestionen bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones; aquellos que demanden, exalten y aplaudan la imposición de sanciones, agresiones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y todos aquellos que lesionen los intereses supremos de la nación contemplados en el ordenamiento jurídico, serán "Traidores a la Patria", son traidores a la patria, por lo que no podrán optar a cargos de elección popular, esto sin perjuicio de las acciones penales correspondientes establecidas en el Código Penal de la República de Nicaragua para los actos de traición, los delitos que comprometen la paz y los delitos contra la Constitución Política de la República de Nicaragua”, leyó.

Esto fue aprobado hoy con elevada dignidad nacional, elevado sentido de la defensa, la soberanía, la defensa y la autodeterminación de Nicaragua y el pueblo nicaragüense”, indicó.

Traidores a la patria, cómo los conocemos, cómo sabemos de su odio, de su servilismo además a intereses foráneos. Cómo sabemos de su vergonzosa esclavitud, esclavos, esclavos de los imperios. Al silbato del amo ahí van, se movilizan como las manadas al silbato del amo. Qué vergüenza, qué vergüenza, adónde, adónde esos traidores a la patria muy bien descritos en el artículo 1 de la ley ... si la tuvieron alguna vez su alma nicaragüense, su identidad nicaragüense, su sentido de pertenencia a una nación  y a un pueblo grande, adónde lo dejaron, uno se pregunta Alguna vez han conocido el amor patrio. Uno se pregunta, alguna vez han sentido dolor, porque el amor también es dolor, dolor patrio. No, cómo van a sentirlo si lo que han producido y promovido, financiado y organizado desde el imperio es dolor a la patria”, valoró.

Agregó que estos sujetos “desconocen la identidad nacional”.

Parece que no conocieran la historia, claro si ellos mismos han sido parte de una historia de traiciones a la patria, Pero bueno, nosotros tenemos esperanza. Somos un pueblo lleno de esperanza, y somos cristianos, por eso tenemos fe y tenemos fuerza, la recibimos de Cristo Jesús, de Dios nuestro Señor, la vivimos en Cristo Jesús que nos mandata a buscar fraternidad, a potenciar fraternidad desde la dignidad y los derechos de todos sin exclusiones. Qué queremos decir ¿dignidad y derechos de todos? del pueblo trabajador, del pueblo que no anda, que no anda con servilismo a los que siempre han pretendido apropiarse de Nicaragua con la complicidad de los traidores a la patria, a los codiciosos de siempre, a los ambiciosos de siempre, a los que han llenado a lo largo de nuestra historia esta patria bonita y  buena, de dolor, de sufrimiento. Pero bueno, este pueblo cristiano, desde el infinito amor de Cristo, de María Santísima, de la Sagrada Familia, vibra en la armonía de las estrellas y más en estos días y siempre, siempre más allá como decía, le gustaba firmar, suscribir todos sus pronunciamientos, comunicados, manifiestos, nuestro general Sandino. Que recuerden los traidores a la patria y sus amos imperiales que aquí en esta Patria bendita somos dignos, que aquí estamos llenos de amor y con amor todo podemos, todo vencemos y como familia nos queremos y así vencemos”, señaló la Vicepresidenta.