El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, recordó a Estados Unidos que debe acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) del 27 de junio de 1986, que ordena a la nación norteamericana indemnizar a Nicaragua con 17 mil millones de dólares por las agresiones sufridas durante la guerra impuesta contra el país centroamericano.

Durante el acto de graduación de damas y caballeros cadetes de la Policía Nacional, el Presidente Daniel Ortega también destacó el trabajo de la institución policial al servicio de las familias nicaragüenses.

Saluda a familiares del héroe Comisionado General Olivio Hernández Salguera

El Presidente Daniel Ortega expresó todo el cariño y amor del pueblo nicaragüense por las Compañeras Fátima Castro y Sahara Hernández Castro, viuda e hija del comisionado general Ovidio Hernández Salguera, al que está dedicada la promoción.

También saludó a la Compañera Carmen Mendoza, madre del héroe de la revolución Walter Mendoza Martínez.

En este punto el Comandante Daniel destacó que desde la fundación de la Policía Nacional el 5 de septiembre de 1979, en 41 años de vida institucional, hasta el día de hoy han ofrendado su vida en cumplimiento del deber 515 hermanos y hermanas policías.

También 42 hermanos y hermanas policías voluntarios, han ofrendado su vida al servicio de las familias nicaragüense.

"Más de 500 hermanos y hermanas han entregado su vida por las familias, por el pueblo, por las familias de los barrios, por las familias que viven en las zonas residenciales, por las familias que viven en las comunidades rurales, por las familias que viven en las comarcas más lejanas, por las familias que viven desde el Río Coco hasta el San Juan (...) y desde el mar Caribe hasta el océano Pacífico", dijo el Presidente.

Destaca arduo trabajo de la Policía Nacional

Después de saludar a los presentes, el Comandante Daniel Ortega, dijo que los compañeros policías están en todo el país. "Se encuentran laborando, se encuentran en los más alejados territorios de nuestro país. Ahí cuidando la seguridad de las familias. Desde la familia más humilde hasta la familia que tiene más recursos, todos, todos tienen la protección de la Policía Nacional", remarcó.

"Hemos hablado de más de 500 hermanos fallecidos, que han ofrendado su vida en el cumplimiento del deber. Y esa es la riqueza de una policía, un policía, esa es la riqueza, ese es el valor. Una riqueza que es invalorable, es la disposición de servir a sus semejantes, un principio cristiano: servir a sus semejantes, auxiliar a sus semejantes, aún a costa de su propia vida", agregó.

Destacó que el Comisionado General Ovidio Hernández Salguera, "pasó 90 días bajo el mando del General Avellán. 90 días ahí pasaron. Ahí estaba Ovidio y estaban otros compañeros, otros hermanos, un destacamento de la Policía. Un destacamento de la Policía con suficientes armas como para repeler cualquier ataque y luego pasar a ocupar las posiciones de los que los atacaban. 90 días. 90 días donde Nicaragua fue víctima de las prácticas terroristas, dirigidas por el imperio, financiadas por el imperio, capacitados los terroristas por el imperio, con millones de dólares invertidos para sembrar la muerte, el dolor, la inseguridad en un país que siempre ha defendido la paz".

"Pero ahí estaba el imperio permanentemente y no me canso de repetirlo porque es la verdad. Permanentemente agrediendo a Nicaragua, simplemente porque este es un pueblo digno, un pueblo que defiende el derecho al trabajo con dignidad, el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho al bienestar, al esparcimiento, el derecho a la estabilidad, la seguridad, la paz y es lo que ha venido garantizando el pueblo, acompañando a la Policía en esa lucha por la paz y acompañando al Ejército en esa lucha por la paz", agregó.

Agresiones contra Nicaragua

El Comandante Daniel relató que después de los momentos duros, de la agresión “nuevamente del gobierno de los Estados Unidos a Nicaragua encabezada esa agresión por el Presidente Ronald Reagan, que impuso una guerra brutal asesinando maestros, asesinando trabajadores de la salud, asesinando trabajadores de la construcción, destruyendo equipos de construcción de caminos, destruyendo puentes, minando nuestros puertos, crímenes, crímenes, crímenes todos los días sufrió este pueblo, nuevamente después de Somoza que fueron varias décadas de crimen de ese gobierno que Estados Unidos le impuso al pueblo nicaragüense por la fuerza de las armas, del terror, de la tortura del crimen empezando por el asesinato de Sandino”.

Valoró que “Sandino buscaba la paz, Sandino vino de las montañas aquí a Managua porque se estaba ya negociando la paz y él tenía que estar presente para la firma definitiva de la paz. Y vino Sandino a Managua y firmó y le ofrecieron la cena en la Presidencia mientras en la embajada yanqui terminaban de afinar los planes para asesinar a nuestro general. Claro que la embajada yanqui a la vez cumpliendo las órdenes que venían desde los Estados Unidos, desde la casa del terror, conocida como la Casa Blanca”.

Y en esas condiciones después de la cena que le ofrecieron en la Presidencia. Ahí el Presidente, la familia del Presidente, la hija del Presidente y cuando Sandino viene bajando ahí de la Loma de Tiscapa, viene bajando, ahí lo están esperando aquí sobre esta Avenida Central, Avenida Sandino que le llamamos hoy, porque antes se llamaba Avenida Roosevelt, como buenos serviles del imperio. Ahí venía bajando, lo detienen y luego los fusilan”, relató.

¡Qué acto más cobarde, qué traición! Es que no se puede olvidar, no se puede olvidar que un momento después de firmar la paz lo estén asesinando. Y ponen a su esclavo, si, porque a los que están al servicio del imperio, ni siquiera se les puede llamar empleados del imperio. Porque ellos están ahí en esos cargos de gobierno para cumplir con las órdenes y los mandatos del imperio. Y si el imperio necesita invadir un país hermano aquí en América Latina y El Caribe, como invadió República Dominicana para derrocar a un gobierno electo del Presidente Juan Bosch, entonces convocan a la OEA. La convocaron, en aquella ocasión existía el tratado interamericano de asistencia recíproca, una figura para tener encadenado a los gobiernos latinoamericanos. ¿Y cuáles fueron las tropas, que con las tropas yanquis invadieron Dominicana? Las tropas de Somoza, imagínense: las tropas de gobiernos dictatoriales que en nuestra América estaban dominados por militares que habían dado golpes de estado lógicamente cumpliendo las órdenes de la Política Norteamericana. Verdaderos esclavos al servicio del imperio”, consideró el Comandante Daniel.

El caso de Nicaragua ante la CIJ

El Presidente Daniel Ortega expresó que “la agresión del imperio a Nicaragua fue tan evidente, tan brutal en ese periodo y tan repetida a lo largo de la historia, que fuimos a denunciar a los criminales a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Ahí los fuimos a denunciar. Y la Corte Internacional de Justicia de la Haya, dio una sentencia, dio un fallo histórico por primera vez condenando al gobierno yanqui, no al pueblo norteamericano, porque nosotros no confundimos pueblo norteamericano donde tenemos muchos hermanos, muchos amigos, incluso han dado la vida por Nicaragua, sino condenando al gobierno yanqui por los actos de terrorismo contra Nicaragua y ordenándole a indemnizar a Nicaragua y esa deuda ahí está”.

Ya a estas alturas serán posiblemente con el paso del tiempo, imagínense, serán, andará por los 40 mil 50 mil millones de dólares, cuando la sentencia andaba por los 17 mil millones de dólares. Pero como ellos se han negado a cumplir la sentencia, bueno la deuda se va acumulando, así lo manda la ley, las leyes internacionales. Y la Corte Internacional de Justicia de la Haya es un instrumento de justicia de Naciones Unidas. Y ahí quedaron totalmente desenmascarados. Nosotros hemos insistido paguen parte del daño que le han hecho a Nicaragua, porque aún cuando cumplieran con indemnizar a Nicaragua estarían apenas indemnizando uno de los tantos crímenes que han cometido en Nicaragua, pero ya juzgado, ya condenado por el más alto tribunal de justicia que es la Corte de La Haya”, expresó.

El Presidente Daniel aseguró que “no nos cansaremos de repetirlo, de decirlo, de repetirlo. Y se lo recordé al Presidente Obama cuando la inauguración de la Cumbre de las Américas, el estaba ahí presente y ahí le dije: La Corte condenó a Estados Unidos, es cierto que usted no era Presidente entonces, pero el Estado Norteamericano es el que tiene que responder independientemente de quién sea Presidente, tiene que cumplir con esa indemnización”.

Y el día que paguen la indemnización, porque estoy seguro que llegará el día, Dios así lo ha de querer, que llegará el día que van a pagar, apenas estarán abonando unos centavos a la enorme deuda que tienen con Nicaragua, porque la destrucción, el daño, la muerte que ha lo largo de la historia han provocado esos gobiernos en Nicaragua, esos gobiernos norteamericanos intervencionistas racistas, es tan grande que es invaluable, pero seguimos firmes en esa lucha, como seguimos firmes en la lucha de decirles a los gobernantes norteamericanos y se lo dijimos al Presidente Ronald Reagan, tuve la oportunidad de encontrarme con él en Naciones Unidas. Bueno, él representa a un estado, Estados Unidos, y nosotros representamos a otro estado Nicaragua. Y nos saludamos, en esa ocasión nos dimos la mano y yo lo que dije fue dejen de agredir a Nicaragua Presidente, cesen la guerra contra Nicaragua y se lo repetía cada vez que me encontraba en diferentes países latinoamericanos con el que en esos años era el vicePresidente de los Estados Unidos y que luego fue Presidente de los Estados Unidos, el Presidente Bush. Se lo decía constantemente: nosotros queremos buenas relaciones, que nos traten con respeto... ah entonces qué camino, qué salida le dan al mundo los países como Estados Unidos, las potencias como Estados Unidos, porque ellos practican la ley del más fuerte, la ley de la selva. Entonces, bueno qué camino”, recordó.

El arma atómica lanzada sobre dos ciudades japonesas

En su discurso, el Presidente Daniel Ortega también se refirió a hechos dolorosos de la historia, como cuando Estados Unidos dejó caer dos bombas atómicas sobre dos ciudades japonesas.

Algunos países (...) se han visto obligados a desarrollar el arma atómica para que los Estados Unidos no los destruyan con sus armas atómicas, porque si un país ya ha destruido pueblos enteros, si un gobierno ya ha destruido pueblos enteros, dejando caer las bombas atómicas ese es Estados Unidos de Norteamérica que se precia de ser la gran democracia del mundo”, dijo.

Y las bombas no las dejó caer sobre el ejército japonés, ellos sabían dónde estaban las tropas japonesas en ese momento. No, se fueron a dejar caer las bombas a dos ciudades, Hiroshima y Nagasaki, dos ciudades de Japón donde no había ejército porque el ejército japonés estaba en los frentes de combate. Ahí lo que había era población civil y  fueron más de 250 mil muertos de un solo golpe. Eso no se debe olvidar, eso no se puede olvidar, no se puede olvidar”, afirmó.

¿Qué daño le han hecho Cuba y Venezuela a los Estados Unidos?

El Comandante Daniel Ortega enfatizó, durante su intervención en la XXIII Graduación de Damas y Caballeros Cadetes, Licenciados en Ciencias Policiales, que no condena al pueblo de los Estados Unidos, porque el pueblo de los Estados Unidos no es consultado cuando se comenten estos crímenes, “cuando se invaden naciones, cuando se bloquean naciones, como han bloqueado y recrudecido el bloqueo contra la hermana República de Cuba, contra la hermana República de Bolivariana de Venezuela”.

¿Qué daño le ha hecho Cuba a los Estados Unidos? ¿Qué daño le ha hecho Venezuela a los Estados Unidos?, si Venezuela incluso tenia programas en los Estados Unidos para darle las posibilidades de acceder a la calefacción a la gente más empobrecida que muere de frío en estos días, en que va entrando el invierno y que empieza a nevar”.

Recordando a nuestro Rubén Darío, trajo a colación uno de sus poemas. “Y esto, fíjense bien, esto lo dijo hace más de 100 años Rubén Darío, no era ningún político, era un genio de la literatura, pero tenía mucho sentimiento, mucha dignidad y amaba Nicaragua y por eso dijo: ‘Aunque sea pequeña la Patria, uno Grande la Sueña’”.

Y cuando viajaba de Europa hacia Nicaragua y pasó por Nueva York, él se quedó deslumbrado de ver tanto desarrollo, tanta riqueza, y lo dijo: Casas de 50 pisos, servidumbre de color, porque en esa época no tenía derechos la población afroamericana, eran norteamericanos nacidos en Estados Unidos, simplemente por ser negros, no tenían derechos, no podían enviar a sus hijos a las escuelas donde llegaban los niños de familias blancas. No podían llegar a los cines donde llegaban las familias blancas, los tenían totalmente discriminados y en esa ocasión admirando el desarrollo y todo lo que lo deslumbraba, de los Estados Unidos, y decía, en medio de tanta riqueza, decía: ‘Pero lo que es triste Dios mío que a las orillas del río la gente muere de frío y de dolor, dolor, dolor’”.

Agregó el comandante en su intervención que él, Rubén Darío, lo vio eso allí en los Estados Unidos. “Y lo han sufrido muchos hermanos nicaragüenses que viajan a los Estados Unidos, hermanos centroamericanos que viajan a los Estados Unidos y que cuando les son útiles (a los empresarios estadounidenses), bueno, que trabajen y que trabajen en los oficios, en las labores que no las hace el norteamericano, que ya tiene un estatus económico, mediano o alto, pero cuando consideran que ya no deben seguir ingresando los emigrantes centroamericanos, nicaragüenses, africanos, asiáticos, entonces dictan leyes y viene la persecución contra los emigrantes”.

En este sentido también resaltó que “se cometen crímenes como los de separar a los niños ya nacidos en los Estados Unidos, de los Padre, mientras los Padres están metidos en unas cárceles, los niños están enjaulados y ahí sale eso. Hay mucha gente que critica esto en los Estados Unidos”.

Añadió que buena parte del pueblo norteamericano no está de acuerdo con esas barbaridades, con esos crímenes, “pero desgraciadamente todavía ahí dominan los dueños de la guerra, a los que le interesa la guerra para hacer más dinero vendiendo armas, vendiendo cañones, vendiendo fusiles e incluso pues, seguir desarrollando armas de guerra, ya de cara incluso a guerras desde el espacio, donde gastan miles de millones, de millones”.

Años de estabilidad y seguridad

El Jefe Supremo de la Policía Nacional, recordó que aquí en nuestro país, luchando contra viento y marea se había logrado ya estabilidad y seguridad.

Porque logramos ya ponerle fin a la guerra en los años 90 y luego, elecciones. Y en esas elecciones nosotros que teníamos todo el control del poder electoral, respetando los resultados electorales. A pesar de que sabíamos que era una elección desigual, porque por otro lado Estados Unidos aparecía abiertamente respaldando a sus siervos, a sus esclavos, los mismos que trajeron a Walker, los mismos que recibieron con aplausos las tropas yanquis cuando invadieron nuestro país y fueron y asesinaron al pueblo y se enfrentaron al General Zeledón y luego también lo asesinaron. Los mismos que hicieron fiesta cuando asesinaban patriotas como Zeledón, como a Sandino, hacían fiesta, y hacían homenaje a los oficiales yanquis”.

Desechos de la naturaleza que se arrastran frente a los yanquis

El Comandante Daniel Ortega calificó a estos nicaragüenses, solo de nombre: “fíjense, que solo el nombre tienen de nicaragüenses, simplemente son, totalmente desechos, desechos de la vida, desechos de la naturaleza, que se arrastran frente a los yanquis”.

Y de 1990, fíjense, hasta abril de 2016 pasaron, (saca la cuenta) ...de 1990 al 2000, 10 años, de 2000 al 2016, dieciséis años. De 1990 al año 2000, diez años de una paz, bueno, relativa, no teníamos mayores hechos de violencia, ningún intento de derrocar a los gobiernos”, subrayó.

En este sentido recordó: “Nosotros en la oposición y no se nos ocurría derrocar al gobierno que encabezaba la Señora Chamorro o al gobierno que luego encabezó el Doctor Alemán o el gobierno que luego encabezó el Ingeniero Bolaños. No, nosotros simplemente esperábamos las elecciones y dar la batalla en las elecciones, porque teníamos el compromiso de regresar al gobierno, así como habíamos salido del gobierno por los votos, entrar al de nuevo al gobierno por los votos”.

Y finalmente, llegamos nuevamente al Gobierno por los votos en el año 2007. Y del año 2007 al año 2016, Nicaragua era un país ejemplar, en entendimiento, entre los diferentes grupos económicos, grupos sociales, cada quien opinando por su partido cuando venían las elecciones, pero todos juntos, porque habíamos dicho: tenemos que unirnos los nicaragüenses y gobernar juntos y no quedarse solamente el gobierno gobernando, sino el gobierno gobernando con el pueblo, gobernando con los trabajadores, con los campesinos, con la juventud, con las mujeres, con los comerciantes, con los pequeños empresarios, con los grandes empresarios, y se logró esa gran alianza y el crecimiento de la economía nicaragüense, un crecimiento envidiable de la economía nicaragüense”.

Durante 16 años creciendo la economía nicaragüense. Ya teníamos 13 años de crecimiento económico, teníamos entonces de 2007 al 2016, año con año creciendo la economía, año con año creciendo el empleo, año con año creciendo las actividades productivas en nuestro país, año con año creciendo la educación, la salud, año con año construyendo más hospitales, más puestos de salud, más escuelas y la salud y la educación gratuita aquí. Y construyendo nuevos centros para atender a las madres de los lugares más recónditos que no les daba tiempo de irse a atender a los hospitales, y construyéndose entonces casa de la mujer por todo el país, y veníamos ahí avanzando”.

Entonces, les decía, de 1990 al año 2000, 10 años, del año 2000 al año 2016, 16 años, fíjense, de paz en Nicaragua, el Frente Sandinista estaba ahí trabajando y cuando venía una elección nos organizábamos e íbamos a la elección y aunque no estuviéramos de acuerdo con los resultados electorales, no se nos ocurría hacer, lo que ha estado haciendo el Presidente de los Estados Unidos, el Presidente Donald Trump de no querer reconocer los resultados electorales y amenazando. No, no se nos ocurría, y ellos se dicen muy demócratas y los que practicamos realmente la democracia somos nosotros. Hemos practicado y seguiremos practicando la democracia”.

Y vino abril…

El Presidente Daniel Ortega luego se refirió a aquellos meses terribles de 2018. “Y vino abril, y tres meses, no solamente en Masaya, sino que, en todo el país, la policía acuartelada.”

No obstante, hizo énfasis que lo importante es que el pueblo cobró conciencia y vio, y vivió lo que era el terror, “terrorismo de quienes asesinaban y no se preocupaban siquiera por ocultar el rostro, sino se sentían que ya habían acabado con el gobierno. Y cuando estaban torturando, cuando estaban asesinando, cuando estaban quemando, a hermanos nicaragüenses, a policías, cuando estaban atacando cuarteles por todos lados, cuando atacaban todos los días el cuartel de Masaya, y los compañeros ahí, resintiendo, con una disciplina, porque tenían la fuerza para salir y acabar en un dos por tres con los que estaban cometiendo esos crímenes”.

Y les decíamos: No, compañeros, hay que esperar, hay que esperar, porque debíamos buscar una forma pacífica de que dejaran de atacar, de que desmontaran los tranques, donde estaban cometiendo tantos crímenes, incluso mandando misiones a hablar, pero estaban enloquecidos, y lo único que decían es. Se tienen que ir, se tienen que ir”.

El Comandante recordó y destacó la disciplina de Policía, “¡qué disciplina de la policía, qué disciplina de los jefes en cada posición aguantando a los compañeros, que no utilizaban sus armas automáticas y empezaban a disparar sobre aquellos que estaban atacando el cuartel”.

Y no era fácil para los compañeros ahí aguantar, hasta que finalmente no quedó más camino que ir con la policía y con la policía voluntaria, ir a desalojar esos tranques, e ir a ordenar las ciudades, que las ciudades pudiesen retornar a la normalidad, porque ya las ciudades estaban paralizadas”.

El ordenamiento, la molesta de los vendepatrias

Y explico el Presidente Daniel que vino el proceso de ordenamiento “y por ordenar, por buscar cómo se organizada el país, entonces molestos los vendepatrias y molestos el gobierno yanqui y otros gobiernos europeos, que son subordinados a la política del imperio yanqui, molestos, cuestionándonos, criticándonos, aplicando lo que ellos llaman sanciones, que no son más que agresiones. Y tranquilamente aquí, en los medios de comunicación, ahí tranquilamente, los terroristas, lo que incluso fueron indultados en su momento, continuaban y continúan en estos momentos buscando la forma de organizarse para sembrar el terror y se les ha capturado destruyendo algún puente, hace un tiempo destruyeron un puente. Eso fue más o menos el año pasado, en 2019, lo dinamitaron el puente, y combinan sus actividades también con el narcotráfico, igual que como hizo el presidente Reagan, que no tuvo ninguna vergüenza para trabar con el narcotráfico, facilitar las operaciones de los grandes narcotraficantes que llevan la droga a los Estados Unidos, y la cruzan por estos países con tal de que los narcotraficantes le aportaran para la guerra en Nicaragua”.

Recalcó y denunció que hasta ese extremo han llegado, pero dejó claro que “aquí el pueblo sigue avanzando, en la lucha por la paz, la estabilidad, por el trabajo y ellos viven viajando. ¿Dónde viajan? A los Estados Unidos y se dan sus viajecitos por Europa también, ¿Quién les financia los viajes? bueno, esos gobiernos, ¿Para que?, para que lleguen allá a difamar, a calumniar a Nicaragua y de esa manera ellos también piden sanciones, más sanciones contra Nicaragua”.

Y se alegran cuando anuncian una sanción, lo celebran, se alegran. Esos no son nicaragüenses, no sé ni cómo se les ocurre pensar que con esa actitud van a poder participar en unas elecciones, sino no son nicaragüenses. Esos que vayan a participar en unas elecciones en los Estados Unidos, que vayan a buscar en unas elecciones en los países que los financian para que comentan aquí actos de terror para que incluso en medio de la pandemia, en los momentos más difíciles montaron una campaña feroz para que el país se destruyera”, subrayó.