Por muchos años la sociedad Nicaragüense creyó que la labor de los bomberos podía ser únicamente desempeñada por hombres, sin embargo, en la actualidad y a través de las políticas de participación impulsadas por el gobierno sandinista, en Nicaragua las mujeres hoy se han puesto a la par de los varones, desempeñando tareas cómo extinción de incendios, rescate de personas, atención pre hospitalaria, entre otras.

Desde la Academia Nacional de Bomberos en Managua, se preparan a las compañeras que han escogido como labor la de servirle a su pueblo al momento de las emergencias y desastres naturales, tarea que no les ha sido fácil, pero les ha generado resultados satisfactorios y hermosas experiencias.

La parte más compleja de ser bombero es poder distribuir el tiempo entre el hogar y el trabajo en la institución, pero cuando te gusta algo, siempre sacas fuerzas y tiempo. Poco a poco las mujeres hemos venido demostrando nuestras capacidades en este tipo de espacios, antes era difícil nuestra inclusión en las actividades operativas porque no veían en nosotras fuerza y destrezas, pero gracias al gobierno y la apertura a la mujer hoy todo es distinto”, dijo Perla Rayo, sargento mayor.

Actualmente los Bomberos Unificados cuentan con 130 compañeras, las que han integrado una escuadra que garantiza el desarrollo de acciones en labores como control de fugas, rescates, extinción. 

Tengo 6 años de ser parte de los bomberos, tiempo en el que he venido siendo involucrada en distintas misiones y tareas, además he demostrado que cuento con la misma habilidad que mis compañeros. Mi experiencia inolvidable fue la primera vez que asistí a un incendio, sentí miedo, pero aprendí que en esas emergencias tenemos que apoyarnos en la escena como un solo equipo”, subrayó la Sargento Katherine González.